“Cualquiera que sea tu historia, bienvenido. Has emprendido un largo viaje hacia la honestidad sexual y la revelación personal. Puede ser un camino arduo, pero es el único modo de conseguir lo que deseas. En el decurso, te parecerá que hay un montón desalentadoramente grande de conocimientos que aprender; no te deseanimes. El Amo más perverso del mundo, la Dómina más imaginativa, empezaron igual que tú hoy: curiosos, excitados y algo inseguros.”
Pat Califia,
“SM. Los secretos del sadomasoquismo”

sábado, 20 de junio de 2015

No hay vergüenza en decir Rojo

Gracias Victoria H. ☣!!!!!!!!!!!!


Me tomé la libertad de traducirlo y traerlo a este foro, lo considero importante y necesario.

Rojo. Un color dramático, pasional. Grita por atención y es frecuentemente asociado con el peligro. En nuestro mundo del BDSM, Rojo es la palabra de seguridad más común. Es la palabra que indica que la parte sumisa tuvo suficiente, es tiempo de parar o algo salió mal y la escena tiene que detenerse de golpe.

Cualquiera que sea la razón para tener que usarla, su aspecto más importante es que es una palabra libre de vergüenza. Y esto es imperativo para cualquier tipo de juego kinky saludable. Porque la realidad se vuelve confusa y compleja en el juego, las emociones corren libres, el dolor y el peligro se enredan con el placer, y todo se vuelve muy intenso. El dominante siempre tiene una manera segura de terminar la escena si lo considera correcto y esa es simplemente terminándola. Para que la parte sumisa pueda sentirse segura y la escena sea reflejo de haber sido negociada, necesita una red de seguridad para cuando las cosas no salen como se espera, y eso es justo lo que la palabra de seguridad provee.

Decir Rojo no es el final. Porque las palabras de seguridad y el consentimiento son la base para involucrarnos en el juego riesgoso, excitante, sexy e intenso que tanto amamos. Rojo no es una señal de stop, si no más bien un pilar que siempre está ahí, aunque permanezca en estado latente. Su poder y responsabilidad siempre está presente y provee la seguridad necesaria para explorar y perderse, porque siempre puede traernos rápidamente de regreso cuando Rojo es dicho y respetado.

No hay vergüenza en tener que decirlo. No hace a alguien débil o mal sumisx. Yo personalmente no quiero estar con alguien que no está dispuestx a decir Rojo, ya que implica que no está dispuestx a explorar límites de manera segura y consensuada, a aprender las necesidades de cada uno y a entender que estas necesidades y límites están siempre en estado de flujo. El juego que unx sumisx soporta el martes, puede ser demasiado el jueves. Eso no lx hace menos que dos días antes, sólo significa que necesita un descanso, y que unx necesita averiguar exactamente qué detonó el uso de la palabra Rojo para tomar esa información y adaptarse de manera acorde. A veces nada necesitará ser cambiado, a veces sí. De cualquier manera, Rojo siempre debe ser respetado y usado por ambas partes. Es una importante herramienta para la comunicación, y la comunicación es de lo más importante para lo que hacemos.

Rojo es un hermoso color y una hermosa palabra. El BDSM es hermoso, ser Dom o sumisx es una experiencia hermosa. Cuando todo eso se incorpora en sabrosas escenas, es simplemente hermoso de presenciar. No puede haber nunca vergüenza alguna en querer algo hermoso.

No hay vergüenza alguna en Rojo. nunca te avergüences de usarla, y nunca avergüences a nadie por usarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario