“Cualquiera que sea tu historia, bienvenido. Has emprendido un largo viaje hacia la honestidad sexual y la revelación personal. Puede ser un camino arduo, pero es el único modo de conseguir lo que deseas. En el decurso, te parecerá que hay un montón desalentadoramente grande de conocimientos que aprender; no te deseanimes. El Amo más perverso del mundo, la Dómina más imaginativa, empezaron igual que tú hoy: curiosos, excitados y algo inseguros.”
Pat Califia,
“SM. Los secretos del sadomasoquismo”

jueves, 31 de marzo de 2016

Annette Merrild expone en la galería Ventana Contemporary Ibiza


Annette Merrild expone en la galería Ventana de Marina Botafoch una serie de obras basadas en la técnica sexual del ´bondage´ 

Pueden ver algunas de sus obras en: http://ventanacontemporary.com/ventana/project/annette-merrild-2/

Nota publicada por Juan Suarez en http://www.diariodeibiza.es/cultura/2016/03/30/sexo-abre-puerta-libertad/832071.html

La artista danesa Annette Merrild expone estos días en la galería Ventana Contemporary Ibiza una muestra de sus ´Sculptural Paintings´, en las que une fotografía, pintura y escultura para mostrar el mundo del ´bondage´ desde una perspectiva feminista, con ataduras anudadas por sus propias protagonistas, que no están sometidas como objetos sexuales.

Asegura que su exposición no tiene un gran contenido sexual, pese a que se refiere a la técnica del ´bondage´, la práctica erótica basada en la inmovilización del cuerpo. La artista danesa Annette Merrild muestra por primera vez su obra en la isla.

-¿Qué le ha traído a Ibiza?
-Conocí a una mujer maravillosa en Barcelona que me ofreció exponer en una galería que tenía en la ciudad condal y luego venir a exponer aquí a Ibiza y aquí estoy. Me la presentaron unos amigos coleccionistas, es una persona que tiene cualidades que admiro mucho como mujer y como galerista. Expone obras de gente a la que admiro muchísimo así que encantó la idea de formar parte de todo esto.

-¿Qué espera de esta exposición?
-Lo que espero es llamar la atención de la gente, que les llegue mi arte. Muchas veces ves obras pero pasan frente a tus ojos y no se quedan en tu retina, me gustaría que la gente me recuerde por mi trabajo.

-¿Cuánto ha tardado en crear estas obras?
-Ha sido un proceso de creación que ha durado unos seis años. Yo personalmente no practico el bondage (término francés que define la práctica erótica basada en la inmovilización del cuerpo mediante cuerdas, esposas...) así que no conozco la parte mental de esta práctica, lo veo algo muy físico pero no veo eso en mis obras. Normalmente cuando ves otras obras de bondage ves actividad y en mis obras ves algo silencioso y tranquilo, como retratos de mujeres. Para mí fue un proceso largo, ya que aunque no pertenezco a este mundo cuando me meto en un proyecto quiero llegar hasta el final. No sabía nada del bondage pero me recorrí todos los clubs donde se realizaba esta práctica, quería saber por qué la gente tiene ese deseo de atarse para alcanzar su libertad a través de la sexualidad en contra de todos los principios y normas sociales. A partir de ahí entendí todo este mundo. Necesito conocer algo antes de fotografiarlo.

-¿Cómo se sentía en este proceso?
-Como artista me lo tomé como un aprendizaje. Como persona que siempre esta observando algo, sobre todo me enseñó cosas d cómo se juzga a las personas. Observé como la gente hacía un viaje para conseguir algo y yo mientras tanto hacía un viaje para descubrir algo también. He fotografiado mi juicio sobre un estilo de vida mediante la sexualidad. Me ha enseñado mucho como persona y sobre mi propia sexualidad, me ha dado tranquilidad. Parece un mundo lleno de locura pero no lo es, ya que la gente lo único que busca es libertad. Creo que en el transcurso del viaje se abre una puerta hacia la libertad. No creo que se pueda encontrar la libertad mediante el sexo, pero se pueden abrir puertas para aceptar quien eres.

-¿Este trabajo tiene algo que ver con lo que haya hecho anteriormente?
-Sí, hecho otros trabajos antropológicos por Europa, era un trabajo más neutro y la gente no sabía cómo iba a encajar esto, pero siempre trabajo la identidad sin ponerlo directamente delante de tus ojos, siempre dejo espacio para que el que lo visualiza pueda crear un sentimiento de identidad sobre lo que está viendo. Trabajo mucho en cómo somos como personas y nuestra identidad. Ahora estoy trabajando en un proyecto de un hombre que se ha transformado en mujer en Irán, allí está prohibido el cambio de sexo. Cada vez que oigo una historia que no entiendo, indago para descubrir y eso me enseña mucho sobre la vida. Me atrae mucho conocer hasta dónde puede llegar el ser humano para alcanzar lo que desea.

-¿Siempre le atraen las historias difíciles?
-Sí, me complico un poco la verdad, pero es porque aprendo de todo esto. Considero que como artista tienes que hacer algo para ti mismo primero y después si puedes aportarle algo a la sociedad mucho mejor. La gente siempre piensa cosas raras sobre la sexualidad y lo que es o no normal. Me gustaría saber la definición de lo que es normal. La gente me toca para ver si llevo cuerdas bajo mi ropa, pero no me importa, me interesa que la gente piense y haga sus propias conjeturas sobre diversos temas. Para mí no se trata de erotismo, sino de mujeres que son una escultura del cuerpo que se nos ha dado. La mitad de la gente que ha visto la exposición piensa que tiene un gran contenido sexual y no es así.

-A mí me ha parecido algo muy conceptual.
-Gracias, de eso se trata, de algo conceptual.

-¿Qué es el arte para usted?
-Para mí el arte es algo que no se puede dejar escapar. Creo algo para mí. Cuando la exposición ya esta creada yo ya estoy en otra cosa, ya ha pasado. Para mí el arte es crear y cuando se ha hecho realidad mi mente ya está buscando algo nuevo.

-¿Cómo ve el hecho de que el arte se está convirtiendo en un modo de inversión?
-El 50% de la gente que adquiere arte lo hace por identidad, pero esto pasa con todo lo compramos, queremos crear una identidad para mostrarnos ante la sociedad. Luego hay gente que compra arte por sentimiento, porque siente que no pueden vivir sin esa obra que se ha cruzado en su camino. Me gusta eso. Y la gente que se atreve a comprarlo. Oigo a gente en la exposición que dice: ¡No puedo poner esto en mi casa! Y pienso: ¡Qué pena que no puedas hacer esto, deberías de creer en lo que te gusta. Si te gusta algo es que forma parte de ti. Tienes que poner un precio a las obras de arte, al final la gente compra para sí misma.

-¿Qué le parece el arte para expresar temas políticos?
-No soy un artista política. Me gusta expresar el proyecto en el que estoy involucrada.

-En el transcurso de la historia se ha usado el arte como reflejo de la sociedad en épocas de guerra o de crisis...
-En estos tiempos parece que vivimos en un mundo paralelo, no queremos vivir lo que está pasando realmente. Muchas veces uno prevé lo que está pasando pero no lo ve realmente. En mi caso también tardo en darme cuenta de lo que está sucediendo a mi alrededor, con todo el tema de los atentados, terrorismo... Hace poco estuve en París, me podría haber pasado a mí. Pero parece que no lo vivimos de cerca.

-¿Cuál es su sueño?
-Me gustaría sentir que llego a la gente con lo que hago.

domingo, 27 de marzo de 2016

Wonder Woman: Mitología, feminismo y ¿'bondage'?



* La Mujer Maravilla es una figura clave en la película 'Batman v Superman: El amanecer de la Justicia'.
* Creada en los años 40 por William Moulton Marston, feminista, fetichista e inventor del polígrafo, en la actualidad cuenta con una excelente etapa en los cómics de la mano de Brian Azzarello y Cliff Chiang.

Batman y Superman, los dos grandes iconos de DC Cómics se enfrentan por primera vez en el cine. A su enfrentamiento se le suma Wonder Woman, la amazona que completa la gran trinidad de la editorial desde hace décadas. Interpretada por la modelo israelí Gal Gadot, la aparición de la Mujer Maravilla es uno de los puntos álgidos de la película de Zack Snyder, lo que supone un alivio para Warner Bros, el estudio detrás del filme. No por nada, la superheroina es la heredera del universo cinematográfico de DC, una que estrenará película propia en 2017.

Pero, ¿quién es realmente Wonder Woman? Pese a su gran poder icónico, con gran ascendencia en el feminismo desde los años 60, pocos de los niños o adultos que reconocen a la primera su elegante porte sabrían describir qué hay detrás sus brillantes brazaletes. En estos casos, la solución para la paradoja es siempre es la misma: acudir a la fuente original, al cómic, ya que a diferencia de sus contrapartidas masculinas, en otros medios la amazona ha destacado por serie de televisión protagonizada por Lynda Carter. Y esta aún es fuente de polémicas, siendo amada y odiada a partes iguales. 

Algo similar ocurre con sus aventuras en el tebeo. Mientras un sector del público la considera la perfecta embajadora de la paz y el feminismo, el espíritu de la verdad, "bella como Afrodita, sabia como Atenea, tan fuerte como Hércules, y tan rápida como Hermes", otra parte de los aficionados consideran que el personaje no ha logrado desprenderse de un origen ligado al de ser un "Superman con tetas", además de ser una figura utilizada por quienes no la conocen realmente con el permiso de una editorial que, salvo honrosas excepciones, nunca ha sabido desarrollar todo su potencial.

Del mismo modo, bucear en la historia de un personaje con más de 70 años de historia (su primera aparición tuvo lugar en All Star Comics # 8 , en 1941) puede suponer una ardua tarea para el lector ocasional. La cosa no se simplifica tampoco reduciendo el panorama a los últimos 30 años, cuando se relanzó el personaje tras las Crisis en Tierras Infinitas que sirvió para modernizar a todos los personajes de DC. Fue entonces cuando George Pérez tomó las riendas de la vida de Diana Prince/Wonder Woman como autor completo, crear la etapa más recordada de un personaje que, pese a contar posteriormente con notables artistas del medio como John Byrne, Greg Rucka, Gail Simone o Joseph Michael Straczynski, no ha podido alcanzar el brillo que se le atribuye a un personaje de su calado. Hasta hoy.

A finales de 2011, con el fin de facilitar el camino a los nuevos lectores, la editorial DC Cómics reinicio la continuidad de todas sus colecciones tras el evento Flashpoint. Nacía así The New 52 / Los Nuevos 52, dado que ese era el número de series que empezaban con un nuevo número de 1. Nadie se salvó de la polémica medida. Ni Batman, ni Superman ni, cómo no, Wonder Woman. Para ella, las altas esferas de DC Cómics decidieron contar con el equipo creativo formado por Brian Azzarello, guionista con gran prestigio gracias a su serie 100 Balas y Cliff Chiang, dibujante de trazo preciso y bello, que empezó a despuntar en la reivindicable Blanco Humano y que recibió el proyecto sabedor de estar ante uno de esos encargos que cambian el destino de una carrera.

Su primera decisión no estuvo exenta de polémica, ya que aborda de lleno el propio origen de la superheroína. Hasta el momento, el canon determinaba que la también conocida como Diana de Themyscira, vino al mundo después de que una figura de barro moldeada por Hypolita, reina de Isla Paraíso, tomara vida gracias al toque mágico de unos dioses que por fin hacían caso a sus plegarias, permitiendo a la líder de las amazonas tener descendencia sin depender de ningún hombre. En la nueva versión, el nacimiento de Wonder Woman también responde a un deseo divino, pero en este caso, más carnal: Diana vino al mundo tras un encuentro sexual entre Hipólita y Zeus, el padre de los dioses y los hombres, que hasta el momento permanecía en secreto.

Veintitrés años tuvo que aguantar la pobre Diana el apodo de Arcilla para descubrir posteriormente la verdad cuando decide proteger a Zola, una joven white trash que se queda embarazada de un Zeus que ha abandonado el Olimpo. Obviamente, la idea de un nuevo bastardo no hace gracia a Hera, esposa del rey de los dioses, y la situación será aprovechada por su disfuncional familia mitológica para ganar poder en influencia. Un relato apasionante con una nueva y fresca visión de figuras como Apolo, Hefesto, Hermes o Poseidón, cuya presencia en un mundo contemporáneo no chirría, sino que acaba pareciendo lógico a la par que emocionante.Drama, pasión, crueldad, amor, traición y dolor impregnan los doce primeros números de la serie, perfectos para quienes tengan interés por el personaje, no sepan por donde empezar y quieran disfrutar de una buena historia. En España ha sido publicados recientemente por a ECC Ediciones en dos tomos: Wonder Woman: Sangre y Wonder Woman: Agallas.
En ellos, Azzarello y Chiang redescubren la mitología alrededor del personaje creado por el inclasificable William Moulton Marston en 1941 sin alterar su sustrato. Psicólogo, teórico e inventor, Marston fue el creador del test de tensión arterial que sirvió como base para la creación del moderno polígrafo, idea que transmitiría a su personaje mediante el lazo de la verdad, con el que también plasmaba su atracción por el bondage.

Su idea era crear un superhéroe que no triunfara con los puños, sino con el amor, a lo que su esposa, Sadie Elizabet Holloway, sugirió que fuera mujer. Marston aceptó de buen grado la sugerencia, ya que defendía que las mujeres eran más honestas, rápidas y precisas que los hombres. No por nada, desde sus comienzos como estudiante en Harvard, el creador de la Mujer Maravilla había quedado fascinado por los movimientos feministas y sufragistas, encabezados por entonces en su universidad por Emmeline Pankhurst. La ascendencia de su esposa estaría muy presente en su obra, al igual que la de Olivia Byrne, sobrina de Margaret Sanger, figura emblemática del feminismo en el siglo XX. Byrne se convirtió en amante de Marston... con el permiso de la esposa de este. Los tres disfrutaban del poliamor, lo que no impedía que William escribiera habitualmente una columna para Family Circle, revista dedicada a loar la vida familiar tradicional. 

"Ni siquiera las mujeres quieren ser mujeres mientras nuestro arquetipo de femineidad carezca de fuerza, fortaleza y poder... El remedio obvio es crear un personaje femenino con toda la fuerza de Superman más todo el encanto de una mujer bella y buena", escribía Marston en 1941, quien dotó al personaje de una fuerte simbología, lo que ha provocado que durante décadas, en sus páginas haya figurado en muchas ocasiones un discurso defensor de la igualdad entre hombres y mujeres. Aunque también de la sumisión, lo que ha dado lugar a interpretaciones contradictorias de su etapas. En otras ocasiones han sido las necesidades del mercado la que ha hecho que quedase desdibujada la Wonder Woman defensora de la paz, la justicia y el amor, concepto este último de difícil encaje en la actualidad. No es el caso de la etapa de Azzarello, ya que el guionista de Cleveland lo utiliza inteligentemente en uno de los momentos álgidos de su etapa: el amor triunfa en el mismo averno, ante la presencia del mismísimo Hades, encarnado aquí por un maquiavélico infante cuyo rostro es tapado por la cera de las velas que prenden de forma perenne en su cabeza. Pero no es el único diseño rompedor: Poseidón es una especie de ballena gigante, con tentáculos de pulpo y rostro mezcla de batracio y algunas especie de pez abisal.

Detalles de una obra que relanza a un personaje que será clave para el devenir del universo DC en el cine, tal y como queda plasmado en su participación en Batman v Superman: el amanecer de la Justicia y como marca el calendario. En 2017, el personaje interpretado por Gal Gadot protagonizará una película en solitario dirigida por Patty Jenkins y co-protagonizada por Chris Pine. Warner Bros rompe con ello el tabú de que las películas de superhéroes con una mujer de protagonista son veneno para la taquilla. Buen momento para romper el cliché, para que siga recopilándose las mejores obras de Diana y para que algún editor en España publique The Secret History of Wonder Woman, obra de Jill Lapore, redactora en The New Yorker e historiadora en Harvard, en cuyas páginas se estudia la controvertida vida y obra de William Moulton Marston.

Autor: LUIGI BENEDICTO BORGES

viernes, 25 de marzo de 2016

‘The Duke of Burgundy’ (Peter Strickland, 2014)



En el tercer episodio de la tercera temporada de la serie ‘Sherlock’ (íd., 2010 - ), Holmes debe entrar en la muy segura oficina de uno de sus archienemigos. Acompañado de su fiel compañero Watson le dice que burlará todos los sistemas de seguridad debido a “un error humano”. A continuación descubrimos que una mujer con la que Holmes está teniendo una relación de pareja, les deja entrar. Watson, escandalizado, se da cuenta de que su amigo se ha echado novia única y exclusivamente por eso, y cuando le advierte de los sentimientos de esa mujer Holmes le espeta: “como dije, error humano”.

Viendo ‘The Duke of Burgundy’ (Peter Strickland, 2014) me vino a la memoria ese peculiar instante de una serie que en nada, o muy poco, tiene que ver con el presente film, uno de esos que pasan por festivales, pero dudo que conozcan algún día distribución comercial en nuestras salas. Si el detective más famoso de la historia —ficticia— asegura que el amor es un error, en la historia escrita y dirigida por Strickland puede verse como una de las interpretaciones en el subtexto de un relato sobre la dominación y la sumisión. Y sin ningún hombre en toda la película.

(From here to the end, Spoilers) ‘The Duke of Burgundy’ es un relato impreciso, temporalmente hablando, sucede, o parece suceder a principios del siglo XX en algún lugar que parece encontrarse entre una pesadilla y un cuento de hadas. Imprecisa es también su narrativa, intencionadamente; su carácter cíclico, que habla no sólo de la rutina que vuelve una y otra vez a la vida de la pareja, sino de la unión entre principio y fin, entre lo que nos une y nos separa, para volver a comenzar. Así es, o parece ser, la relación entre las dos amantes del film, Cinthya y Evelyn.

La dominación, la dependencia

En los primeros compases del film vemos cómo Evelyn —sensacional trabajo, sobre todo gestual, de Chiara D’Anna— es sometida a todo tipo de humillaciones por Cinthya —también excelente Sidse Babett Knudsen, actriz con mayor experiencia, algo sin duda vital para dar vida al personaje—; ésta le obliga a limpiar la casa, en todos y cada uno de sus rincones, sin permitirle ni un solo error o descuido. Si ha de castigarla, la coge de la mano, la lleva al baño cuya puerta se cierra delante de nuestros curiosos ojos, le ordena que abra la boca y el sonido que oímos no deja lugar a dudas, mientras nuestra imaginación se ha disparado a lugares permitidos únicamente por la mente abierta, o no, de cada uno.

Strickland, subrayemos, un hombre hablando sobre una relación entre dos mujeres, sin el más mínimo maniqueísmo o absurdo discurso sobre la diferencia de sexos, se muestra muy inteligente a la hora de privarnos, visualmente hablando, de las escenas sexuales entre ambas mujeres, y en las que la depravación ocurre en el lado más oscuro —siempre mucho más interesante que el luminoso— de la mente humana. Solo cuando se eche mano del “amor romántico”, el director nos regala instantes entre ambas mujeres, con caricias, besos y susurros.

Pero antes de eso, nos propondrá un viaje que será el retrato de la vida de pareja, donde nada es lo que parece, y en el que el que domina realmente el juego no es quien creemos. La rutina y la repetición de ciertos actos nos son mostradas una y otra vez en el interior de dicha casa, mientras Strickland va cambiando el punto de vista de Evelyn a Cinthia. La segunda se somete a los caprichos de la primera, interpretando el rol de dominatrix para satisfacer sus más oscuros deseos carnales. Y lo hace única y exclusivamente por amor, algo que muchos considerarían un error.

La sumisión, el poder

Establece así un muy interesante punto de vista que rara vez se establece en una historia de dominación y sumisión, donde la sumisa es la que realmente manda, y la dominante es la que obedece. Un cambio de roles, sólo en la perspectiva, que el director además somete —es la palabra perfecta en esta película— a todo tipo de juegos metafóricos, no sólo por establecer un paralelismo entre las mujeres y la vida de las mariposas y polillas que ambas estudian, sino a través de una puesta en escena que va tornando, sobre todo en la fotografía, según avanza la película.

Si en una pareja normal y corriente recurrir a juegos de dominación y sumisión puede combatir la rutina de la relación —el enemigo más feroz de cualquier tipo de relación—, en ‘The Duke of Burgundy’ es al revés. Los juegos son la rutina, el día a día, con apenas variaciones en su ejecución. El combate está en la demostración del sentimiento puro y duro, si es que existe. Volver a él de vez en cuando, para poder seguir avanzando, porque todo empieza de nuevo, como siempre.

Al ya comentado trabajo de ambas actrices —a lo que habría que añadir una casi extraña participación del resto del elenco, entre los que el director llega a colocar en determinadas secuencias maniquíes— hay que sumar la más que estimable, y simbólica, puesta en escena de Strickland y algunas de sus soluciones visuales. Atención a cuando la cámara se mete entre las piernas de Cinthya para expresar el punto de vista de Evelyn. O esos flashes de polillas, que bombardean en cierto instante la pantalla. O el excelente cierre, que parece el inicio.

Tomado de: http://www.blogdecine.com/criticas/the-duke-of-burgundy-sumision-dominacion

domingo, 20 de marzo de 2016

Élisabeth Roudinesco - Nuestro lado oscuro: Una historia de los perversos


¿Dónde empieza la perversión y quiénes son los perversos? Desde la aparición del término en la Edad Media, se considera como tal a aquel que goza con el mal y con la destrucción de sí mismo o de otro. No obstante, cada época la juzga y la trata a su manera. La historia de los perversos en Occidente se narra aquí a través de sus grandes figuras emblemáticas, desde la época medieval (Gilles de Rais, los místicos, los flagelantes) hasta nuestros días (el nazismo en el siglo XX, los tipos complementarios del pedófilo y el terrorista en la actualidad), pasando por el siglo XVIII (Sade) y el XIX (el niño masturbador, el homosexual, la mujer histérica). Nuestra época, que cada vez cree menos en el hecho de que cada uno de nosotros encierra su lado oscuro, finge suponer que la ciencia pronto nos permitirá acabar con la perversión. Sin embargo, ¿quién no ve que al pretender erradicarla corremos el riesgo de destruir la idea de una posible distinción entre el bien y el mal, que se halla en la base misma de la civilización? «Una historia extraordinaria de la transgresión, un ensayo apasionante» (Jean-Marie Durand, Les Inrockuptibles).

por Paula Marrafini
Así como Freud pudo describir la histeria a partir de una serie de pacientes características, Elisabeth Roudinesco realiza el análisis de la perversión a partir de los personajes que la han representado a lo largo de la historia. Este análisis, ecléctico en su espíritu, ya que excede el mero estudio de la misma como estructura psíquica, comienza en la edad media, donde repasa algunas vicisitudes religiosas implicadas en el tema, para continuar con la letra sadiana, y finalizar en la legalización del mundo perverso, en el contexto de los excesos de Auschwitz. En este caso, no ahorra en mencionar particularidades, puntualizando y personalizando, una vez más, en los personajes que hicieron posible el acto perverso. Es que es esto lo que quizás redunda en todo el texto, no hay perversión posible, sin perverso que la efectivice. La organización del libro, además, sigue cierta cronología y no es casual, ya que le permite historizar los cambios en las formas sociales y clínicas de las perversiones, expresadas de acuerdo a las características de la época. Y a partir de esta cuestión epocal es que se pregunta, en el contexto actual de una sociedad globalizada y posmoderna, donde predomina a través del discurso científico y el ecológico cierta negación del concepto de perversión; ¿Quiénes encarnan hoy a los personajes que podían delinearse con mayor claridad en otras épocas? ¿Quiénes representan hoy a la perversidad? ¿Los que transgreden la norma, o quiénes censuran estas transgresiones?
En palabras de la autora: “Si la sociedad industrial y tecnológica de hoy tiende a devenir perversa unas veces por la fetichización pornográfica de los cuerpos, otras a través del discurso médico puritano que anula la noción de perversión, y otras, en fin, por la elaboración de tesis insensatas sobre la relación del hombre con el animal, queda por identificar quiénes son ahora los perversos, dónde comienza la perversión y cuáles son los grandes componentes del discurso perverso actual”
“…parecería que en la actualidad el discurso perverso procede no de rebeldes surgidos de la raza maldita y capaces de desafiar la ley, sino de quienes quieren prohibir a los antiguos invertidos el acceso a un nuevo status legal”
Finalmente, en las últimas páginas, Roudinesco aprovecha este análisis psicosocial para transparentar la idea que nos desea transmitir, cuanto más intensa la anulación de la noción de perversión, cuando menos capaces seamos de nombrarla, mayor será la medida en que nos encontremos con nuestro lado oscuro.

viernes, 18 de marzo de 2016

Ella Dominguez - Trilogía El arte del D/s


Precuela de la serie El arte del D/s.

Se puede leer antes de la trilogía El arte del D/s, pero contiene spoilers leves.
Para Isabel, el arte era su salvación y la redención de una vida llena de abusos y palabras crueles. Habiendo huido de la mano de hierro de su padre y comenzando su camino en una ciudad extraña, ella se encuentra sola, pasando de relaciones vacías a relaciones insatisfactorias. Aburrida con el s.e.x.o convencional, la creatividad se convierte en la salida para sus deseos secretos. Introvertida, autocrítica pero enérgica, anhela el amor, la aceptación y el control.
Para Dylan, la respuesta a sus problemas de control y fantasías sádicas lo esperaba dentro de las paredes del Dark Asylum en forma de las siglas BDSM. Su redención por la tristeza y la culpabilidad abrumadora por la pérdida de sus padres estaba descubriendo la evasión en el  arte. Sintiéndose indigno de felicidad, se adentra en el mundo del arte y del BDSM con pasión voraz. A medida que se concentra en el dominio de sus conocimientos en todas las cosas del arte, también se pone a perfeccionar sus habilidades dominantes, mientras que forma nuevos sumisos, no quiere nada más que breves encuentros físicos.
Esta precuela explora el pasado Dylan e Isa y de las personas que cruzaron sus caminos y se convirtieron en parte integral de sus vidas. Este es el viaje predestinado que los llevó a la galería de estudio 210, muestra donde Dylan quedó atrapado en la visión de las pinturas eróticas que hablaron con él, que lo llevó a encontrar el amor de su vida, su alma gemela y su pequeña artista con una vena dominante oculta -Señora Isabel. La misma noche que cambió para siempre el futuro de Isabel, la llevó al hombre que capturaría su corazón, dominaría su mundo, y en última instancia su completo control.



1 - El arte de la sumisión

Isabel es una artista tímida con un pasado abusivo que tiene una vida de fantasía muy viva y gustos sexuales inusuales inexplorados. Cuando su obra muy privada y de travieso talante se vende sin su permiso, se dispone a tratar de recuperar sus preciosos cuadros, sin saber que el comprador tiene tendencias sexuales oscuras.

Dylan Young es un empresario excéntrico y coleccionista de arte con gustos muy específicos en las mujeres y el s.e.x.o., y problemas de confianza graves. Cuando se encuentra con un conjunto muy e.r.ó.t.i.c.o de pinturas, las compra y encienden el deseo y la necesidad de un estilo de vida alternativo que se vio obligado a renunciar.

Cuando los dos se encuentran, Dylan inmediatamente recoge en la naturaleza sumisa de Isabel y trama un malvado plan para enseñar a Isabel sobre su estilo de vida alternativo. Él no quiere nada más que para conseguir sus manos en más de sus pinturas y dominar la belleza sumisa.

Su relación es intensamente física y a pesar de Dylan de querer sólo una relación sexual con límites bien definidos, no puede resistirse a su naturaleza de espíritu, su impaciencia y falta de miedo de aprender BDSM, y sobre todo - a su inmenso talento. Pero Isabel tiene un dominante oculto que sólo Dylan sacará y hará que se sienten atraídos y más juntos, su relación no convencional se ve amenazada, ya que cada uno lucha con su pasado y por el control.

jueves, 17 de marzo de 2016

Ella Dominguez - This Love's not for Sale


Tucker: Arrogante, brutalmente honesto, y amante de la esclavitud y la disciplina.
Lilliana: Terca, obstinada, e impaciente.
Cuando el magnate de bienes raíces que está acostumbrado a salirse con la suya en todos los órdenes conoce a la higienista dental de treinta y tantos años, quién heredó una gran extensión de tierra, la atracción física y química entre ellos, es innegable. Al darse cuenta de que Lilliana tiene un inmueble que vale una mina de oro, Tucker se enfoca en tratar de obtener sus tierras a cualquier precio… incluso si esto significa engatusarla abriéndose camino dentro de su corazón. Pero Lilliana no está interesada en el amor ni en ser perseguida por un indiscutiblemente atractivo pero arrogante macho alfa interesado en su propiedad, y no puede ser comprada.
Justo cuando las cosas se están calentando y Tucker comienza a enamorarse de Lilliana, ella descubre dónde radican sus verdaderas motivaciones, obligándola a buscar una dulce venganza de la única manera que conoce… rindiéndose a cada una de sus fantasías y jugando con sus emociones.

miércoles, 16 de marzo de 2016

Whitney G. - Serie Reasonable Doubt



vol. 1

Mi p.o.l.l.a tiene un apetito.
Un enorme y muy particular apetito: Rubia, con curvas, y preferiblemente no una mentirosa de mierda… (Aunque eso es una historia para otro día).
Como abogado de alto perfil, no tengo tiempo para perderlo en relaciones, así que satisfago mis necesidades mediante charlas anónimas y durmiendo con mujeres que conozco online.
Mis reglas son simples: Una cena. Una noche. Sin repeticiones.
Esto es sólo s.e.x.o casual. Nada más. Nada menos.
Al menos lo era hasta "Alyssa"…
Se suponía que era una abogada de 27 años, una amante de los l.i.b.r.o.s., y en absoluto atractiva. Se suponía que era alguien con quien compartía asesoramiento jurídico a altas horas de la noche, alguien en quien podía confiar con detalles de mis escapadas semanales.
Pero entonces entró en mi firma para una entrevista —una entrevista como interna universitaria, y todo jodidamente cambió…



vol 2

Ella me mintió…
Traicionó la única normal respecto a la que soy más firme: Honestidad. Total y absoluta jodida honestidad.
De verdad deseo que ella fuera otra persona —alguien que no tenga la habilidad de hacerme sentir, alguien a quien podría descartar fácilmente como a las cientos de mujeres antes que ella.
Me siento atraído por ella como no me he sentido atraído por una mujer antes  —completamente cautivado por su mera visión. Pero desafortunadamente, con mi pasado volviendo a la superficie lentamente para que todo el mundo lo vea, tendré que encontrar una manera de dejarla ir.
Ella nunca podrá ser mía.


Volumen 3

Le odio...Odio que me enamoré de él, odio que él no me correspondiera, y odio el hecho de que acabo de tomar una decisión que cambiará mi vida solo para poder alejarme lo más posible de él.
Él siempre había dicho que era inmutable, sin corazón y frío...
En verdad debería haberle creído...

martes, 15 de marzo de 2016

Samantha Towle - Serie The Storm


1. The Mighty storm

Ya han pasado doce años desde Tru Bennett vio por última vez a Jake Wethers, su ex mejor amigo y el chico que una vez amó.

Jake Wethers, el sexy y tatuado vocalista deliciosamente malo, y el cerebro detrás de The Mighty Storm, uno de los grupos de música más exitosos del mundo, dejó a Tru con el corazón roto cuando se mudó de Inglaterra a Estados Unidos con su familia cuando ambos tenían catorce años.

Cuando la envian para entrevistar a Jake para su columna de música por la revista para la que trabaja, ninguno de los dos está preparado para las chispas que vuelan en el instante en que se vuelven a encontrar.
Sólo hay una complicación para los sentimientos instantáneos del uno por el otro, Will, el novio de Tru desde hace dos años. Entonces Jake hace una oferta de trabajo a Tru que no pueda rechazar: viajar por el mundo con él y su grupo. Aceptar el trabajo significa dejar atrás Will, y estar en la carretera con el grupo, significa estar mucho tiempo con Jake.

¿Es Tru lo suficientemente fuerte como para resistirse al delicioso chico malo por el que una vez perdió el corazón, o va a arriesgarlo todo voluntariamente por una noche con el mujeriego más famoso del mundo?


2- Wethering the Storm

La periodista de música Tru Bennett ha hecho lo imposible: capturar el corazón del chico malo y estrella del rock, Jake Wethers. Ahora están ocupados planeando una boda y dirigiendo su nueva vida juntos en los EE.UU. Por supuesto, Tru echa de menos Londres y a su mejor amiga, Simone, pero vivir feliz para siempre con Jake en Los Angeles va a ser estupendo... ¿no?
Error.
Incluso el brillante sol de California no puede encubrir el lado oscuro de la célebre convivencia de la pareja. Ejecutivos codiciosos de música, paparazzis despiadados y el pasado salvaje de Jake están al acecho en cada esquina.
Para empeorar las cosas, Jake anuncia que no quiere niños, lo cual puede ser motivo de ruptura.
Tru ama a Jake más que nada. Pero cuando una devastadora crisis amenaza con destruir todo por lo que han luchado, la pareja debe enfrentar la dura realidad: ¿Qué pasa si en esta ocasión el amor no es suficiente?



3-Taming the Storm

Lyla Summers odia a los hombres. Bueno, tal vez odiar sea una palabra fuerte...
Digamos que a Lyla le disgustan inmensamente los hombres. Su padre la ha defraudado toda su vida. Su hermano la traicionó de la peor manera posible. Y sus últimas relaciones con hombres no han sido muy geniales. Lyla centra toda su energía en su banda, Vintage, así que cuando reciben una oferta para firmar con TMS Records, parece que las cosas finalmente están yendo por buen camino. Lo último que quiere es un hombre en su vida.
Tom Carter ama a las mujeres. Está bien, decir que las ama podría significar otra cosa... Digamos que Tom disfruta follando a un montón de mujeres.
Cuando la tragedia alcanza a su mejor amigo, Tom le hace una promesa al de Arriba de que va a cambiar su vida si salva a la mujer a la que su mejor amigo ama. La oración de Tom es contestada. Ahora tiene que cambiar. Lo que significa no ir de cama en cama.
Después de que el manager de Vintage se rompa la pierna esquiando, Tom interviene como manager de la gira, y Lyla se encuentra en una gira con un gigoló.
Pon a un Tom perpetuamente caliente y agrega a una Lyla resistente al s.e.x.o, y conseguirás una receta para el desastre. O al menos eso se podría pensar... Pero, en cambio, se forma una inesperada amistad. Una cercanía que ninguno de ellos esperaba.
¿La tormenta sexual que es Tom Carter finalmente se encontrará domado por la chica con el corazón endurecido, o volverá a ser un mujeriego...?

lunes, 14 de marzo de 2016

Sophie West - Serie Esclava victoriana 6 - Esclava liberada




Una pequeña intrusión en la vida de Malcolm y Georgina, doce años después de lo narrado en la novela Esclava Victoriana.
¿Quieres saber qué ha sido de su vida? ¿Cuáles son sus planes de futuro? ¿Quieres saber si su pasión todavía se mantiene como el primer día? ¿O si, por el contrario, el tiempo ha enfriado su relación?
Todo esto y más, podréis descubrirlo en este apasionado relato lleno de sentimiento, erotismo y pasión.

domingo, 13 de marzo de 2016

M.C. Andr-ew-s - Serie Noventa días

01- Noventa días

Tras poner punto final a su relación días antes de la boda, Amelia Clark decide romper con su vida anterior y se muda a Londres dispuesta a empezar de cero. Ella cree estar lista para el cambio, pero nada la ha preparado para enfrentarse a Daniel Bond.
Daniel sabe que nunca podrá dejar atrás su tormentoso pasado, aunque para no asfixiarse en éste hace tiempo que se impuso unas estrictas normas que rigen todas sus relaciones. Y jamás se ha planteado transgredirlas… hasta que conoce a Amelia.
Arrastrados por la pasión y el deseo, vivirán una intensa relación dominada por los peculiares gustos sexuales de Daniel. Amelia le concede todos sus caprichos hasta que él le pide algo que ella no se siente capaz de dar. Sin embargo, antes de que la joven tome una decisión, el destino se entromete y Daniel sufre un grave accidente. ¿Bastarán noventa días para que Amelia se atreva a reconocer que una historia de amor como la suya es única e irrepetible?



1,5- La cinta

Daniel Bond lo tiene todo bajo control. A pesar de su tormentoso pasado, o quizá gracias a él, se ha convertido en uno de los abogados más reputados de toda Inglaterra. Su vida, planeada al milímetro, está dominada por unas estrictas normas que rigen todas sus relaciones. Jamás se ha planteado transgredirlas con ninguna mujer... hasta que conoce a Amelia Clark.
Amelia hace que se lo cuestione todo; lo reta con cada mirada, con cada caricia. Si sólo fuese una cuestión de s.e.x.o, Daniel sabría a qué atenerse, pero el problema es que cada vez que están juntos siente la tentación de explorar placeres que hasta entonces consideraba prohibido.

“La cinta” es un relato corto que complementa la n.o.v.e.l.a. “Noventa días”. De la mano de Daniel Bond, narrador y protagonista, descubriremos que cada historia de amor es única e irrepetible.




02- Todos los días
A pesar de que Daniel y Amelia disfrutaron de los noventa días más intensos y sensuales que ninguno de los dos pudiera recordar, ella lo abandonó porque no se sentía capaz de darle lo que él tanto ansiaba. Sin embargo, la separación sólo ha servido para que ambos comprendan que se necesitan mucho más de lo que creen, por lo que deciden darse una nueva oportunidad. Pero un terrible accidente deja a Daniel en estado de coma e impide el reencuentro.
Cuando se despierta, el joven quiere averiguar quién ha intentado acabar con su vida, y pretende hacerlo sin la ayuda de nadie. Por su parte, Amelia está dispuesta a recuperarlo, y si para convencerlo de que le pertenece tiene que dominarlo, atraparlo en su propio deseo y excitarlo hasta hacerle perder la razón, lo hará cueste lo que cueste. Sólo cuando consigan derribar todas las barreras que Daniel ha levantado para separarlos, aprenderán lo que significa amarse.




02,5- Sin fin

Daniel sabe que tiene que enfrentarse a los fantasmas de su pasado antes de la boda, por lo que le pide a Amelia que lo acompañe a Hartford. Durante el viaje por la campiña inglesa, la pareja pone a prueba los límites de su deseo y se entregan el uno al otro de un modo hasta entonces insospechado… «Sin fin completa la historia de amor y pasión entre Amelia Clark y Daniel Bond. Si de verdad quieres disfrutar de este sensual relato y entregarte a los intensos sentimientos que emanan de sus páginas, mi consejo es que antes leas Noventa días, La cinta y Todos los días. Si empiezas con Sin fin, te aseguro que las emociones de sus protagonistas te seducirán y te conquistarán, y que querrás saber qué sucedió al principio y cómo es posible que dos personas lleguen a amarse y a necesitarse tanto. La historia de Amelia y Daniel continúa y permanecerá contigo para siempre.» M.C. Andrews



02,6- Por tus caricias

«¿Sabes por qué sé que me amas?... Por tus caricias.»
Un hombre que nunca ha necesitado a nadie y que ahora no puede respirar si ella no está a su lado.
Una mujer que había jurado no volver a confiar en ningún hombre y que ahora no se imagina la vida sin él.
¿Qué pasará cuando se vean obligados a separarse? ¿Es su entrega tan completa como ellos creen? ¿Acaso un simple viaje de negocios podrá acabar con su relación? La tentación es muy fuerte, pero su necesidad de pertenecerse el uno al otro lo es aún más.
Por tus caricias te permitirá descubrir un poco más la intensa y apasionante historia de amor de Daniel y Amelia... O empezar a conocerla.



03- Un día más

Cuando un hombre tiene un pasado tan oscuro y doloroso como Daniel Bond, queda marcado y no puede dejarlo atrás aunque haya conocido a la única mujer que da sentido a su vida. Ahora que Daniel ha aprendido la lección y ha tenido que sacrificarse tanto para estar con Amelia, no va a dejar que nada ni nadie se la arrebate. Pero las amenazas reaparecen y Daniel sabe que sólo podrá acabar con ellas para siempre alejándose de Amelia durante un tiempo. La entrega más absoluta, la rendición sin límites y el amor como nunca ha existido sólo podrán tener lugar cuando Daniel y Amelia se pertenezcan un día más, y entonces será para siempre.

sábado, 12 de marzo de 2016

Lorelei James - Serie Dominación / Mastered



1 -  Atada

Amery Hardwich está tan concentrada en levantar su negocio que apenas tie­ne tiempo para divertirse. Pero cuando Molly, su ayudante, es víctima de un atraco y se apunta a un dojo de jiu jitsu para recibir clases de defensa personal, Amery no lo duda y la acompaña para apoyarla.

Ronin Black, propietario del dojo, se siente tan atraído por Amery que se hace cargo en exclusiva de su forma­ción, tanto en público como en privado. El atractivo y enigmático profesor pone a prueba los límites de la joven desde el principio y, con cada nuevo encuentro amoroso, ella se vuelve más adicta al placer que el sensei le proporciona. Sin embargo, cuando percibe que Ronin le oculta algo, Amery se cuestiona sus sentimientos, a pesar de la innegable excitación que le produce sentirse do­minada por él.

n.o.v.e.l.a. erótica contemporánea con un telón de fondo tan atractivo como el bondage japonés.



02-Liberada

Desde que Amery dejó a Ronin, éste se ha dedicado a destrozarse el cuerpo en combates ilegales, tratando de amorti­guar el dolor por la pérdida de su ama­da. Sin embargo, cuando ella se entera de que está hospitalizado, acude a su lado y decide darle otra oportunidad.
Juntos harán frente a los intentos de Naomi, la exnovia de Ronin, de romper su relación y a los conflictos familiares que se les presenten. Además, se ayudan a crecer, tanto en su profesión como en sus aficiones, lo que incluye actuaciones de bondage japonés en un club.
Cuando su pequeño secreto salga a la luz, Ronin se planteará si realmente él es el hombre que Amery se merece. ¿Conseguirán afrontar las dificultades que tienen como pareja o deberán ale­jarse para siempre?

viernes, 11 de marzo de 2016

L.J. Anderson - Basic Needs



En sus 17 años de docencia, el Dr. Cameron nunca ha tenido una relación inapropiada con un estudiante. Así mismo nunca ha necesitado a una estudiante como necesita a Kaitlin.
Después de abrir accidentalmente una entrada de su diario erótico en lugar de su ensayo asignado, los deseos secretos de Kaitlin por el Dr. Cameron se revelan.
Sus palabras dan rienda suelta a su naturaleza dominante, haciéndolo consiente de la necesidad que ha mantenido oculta desde la primera vez que Kaitlin puso un pie en su salón de clases.
Armado con el conocimiento de los ilícitos pensamientos de su estudiante, el Dr. Cameron realiza un juego de poder con Kaitlin, dándole únicamente la opción de convertirse en la mascota del profesor.

jueves, 10 de marzo de 2016

Lainey Reese - Trilogía New York - Relatos cortos

Nota de la autora:
Publiqué esto el año pasado para Navidad y pensé en volver a hacerlo para todos aquellos que se lo perdieron… Feliz Navidad y espero que disfruten esta pequeña historia de nuestro trío favorito.

El regalo de Navidad

¿Qué regalo de Navidad le haces a un hombre que lo tiene todo? El típico dilema de la esposa. La plaga de Navidad que millones de mujeres sufren cada año alrededor del mundo. Ahora, doble problema, pensaba Riley, ya que no tenía uno, sino dos hombres a los que comprarles algo. Aún estaban en julio, pero siempre planeaba por adelantado cuando se trataba de la Navidad y ya estaba entrando en pánico.
Le había estado preguntando a ambos qué cosas podrían gustarles y los obstinados hombres le habían dado la misma respuesta: -Lo único que quiero es a ti -la misma respuesta de los dos expresada en docenas de formas distintas. Todo se juntaba para dejarla totalmente despistada. Bueno, pensó, solo tendré que ponerme creativa. Si lo único que quieren es a mí, entonces a mí me tendrán.
La idea le llegó cuando se marchaba de su clase de yoga. Había un folleto publicado en la puerta. Despierta a tu bailarina interna, decía, y aprende cómo hacer que tu hombre se siente y ruegue. Riley sonrió cuando se detuvo a leer más. Era ella la que siempre rogaba, ¿no sería bueno cambiar eso alguna vez?
-¡Pole Dance! -Chilló una de sus compañeras detrás de ella-. Siempre he querido aprender eso -le sonrió a Riley con un inequívoca sonrisa pícara-. Hazlo conmigo Riley -siguió-. Podemos aprenderlo juntas y luego comparar historias para ver qué hombre babea más.
-Jessi, -rio Riley-. No necesitas eso para hacer que cualquier hombre babee por ti -Riley estaba por negarse cuando la idea se encendió en su mente-. Pero, lo haré. Esto va a ser muy divertido.
Esa noche Riley les dijo a sus hombres que añadiría otra clase de gimnasia a su entrenamiento. Lo dijo de forma ligera y casual, no quería que hicieran preguntas o lo analizaran demasiado si la idea era que fuera una sorpresa. Gracias al cielo, tomaron la noticia con muy poco que comentar.
Cade solo dijo-: Vale, pero no te esfuerces demasiado y comiences a perder un montón de peso.
Mientras Trevor se unió con-: Sí, nos gustan todas tus partes suaves y blandas justo como están -así que estaba libre. Ahora lo único que tenía que hacer era aprender a bailar en la barra y luego descubrir la forma de meter una en casa por Navidad sin que ninguno de ellos lo notara.

****

-Lo primero que tenéis que hacer es dejar todas vuestras dudas en la puerta -la instructora era rubia, alta e impresionante, con un cuerpo formado a la perfección por todos los años como bailarina. Cami era una estrella moderadamente famosa en Broadway y sus clases no eran baratas pero cualquiera que asistiera a su academia sabía que estaba obteniendo clases de baile de la mejor en el negocio.
-Una vez que la música comience, tenéis que creer en lo que estáis haciendo. Tenéis que creer que sois lo más hermoso, elegante y sexy que vuestro hombre haya visto jamás -mientras hablaba deslizó una mano por la barra en frente de la clase y luego enganchó una rodilla alrededor-. Tenéis que creerlo y dejarlo salir por cada poro de vuestro cuerpo. Sois s.e.x.o con tacones, y solo si él es un chico muy… -se elevó e hizo un remolino alrededor de la barra-…. muy… -otro giro, su cuerpo se movió y se balanceó como el agua-…. muy bueno, cuando termines tu baile puede que dejes que te toque -ejecutó un giro brusco y se dobló hasta quedar boca abajo con las piernas tensas alrededor de la barra y las manos sobre sus pechos provocativamente-. Chicas, si hacéis lo que os digo, él rogará lamer el sudor de vuestros cuerpos cuando hayáis terminado.

Octubre…

-Cami, ¿tienes un minuto? -Riley estaba sudada y cansada y le dolía cada músculo de su cuerpo. Bailaba tres días a la semana y sabía que era bastante buena. Pero no quería ser buena, quería ser increíble. Quería dejar alucinados a Cade y Trevor y tenía una idea en mente que creía que haría el truco.
-Claro, Riley, -dijo Cami-. ¿Qué ocurre?
-Bueno, me preguntaba. ¿Has bailado alguna vez con dos barras?

Noviembre…

-Uno, dos, tres, cuatro. Más bajo, más bajo. Mantén tu pierna derecha recta. Impulso, giro, impulso y de nuevo, giro y detente -el ritmo era agotador y Riley nunca había estado tan dolorida en su vida. Llevaba más de un mes tomando clases particulares de Cami, y Riley comenzaba a pensar que la rubia la odiaba. La presionaba y gritaba y esperaba que Riley hiciera cosas que solo personas sin la mitad de sus huesos podrían lograr. Pero Riley las hacía. Una y otra vez.
Sus hombres estaban un poco disgustados. Riley los había desobedecido y ahora sus partes blandas eran casi inexistentes. Su abdomen había perdido su sensación de suave cojín y en cambio ahora comenzaba a mostrar sus músculos definidos. Sus muslos aún se tocaban, pero estaban delineados. Su culo aún estaba ahí también. Solo que más alto y redondeado que antes. Trevor había comenzado a llamarla “sacabolas”. Cuando le preguntó por qué, dijo que era porque su trasero parecía como dos bolas de helado de su sabor favorito.
De todas formas, no había perdido mucho peso porque estaba siendo reemplazado por músculo y los hombres no se quejaban demasiado. Trevor era más sutil al respecto y comenzó a traerle muchas de sus comidas favoritas.
Cade era más directo, solo le advirtió-: Si estás haciendo esto porque te diviertes en tus clases, genial. Si estás perdiendo peso a propósito, déjalo ya. Si te pillo saltándote comidas voy a zurrar tu culo.
 -De acuerdo, Riley -gritó Cami-. Buen trabajo hoy, tienes lista esta parte de la rutina. La próxima clase quiero que trabajes en tu transición a la siguiente fase, por cierto, tienes que trabajar en tus splits.


Diciembre…

-¡Seis, siete y ocho! -Cami terminó con un grito-. ¡Vaya, eso ha estado perfecto! Ni siquiera soy lesbiana pero te follaría en este momento si me lo pidieras -le dio a Riley una sonrisa y apagó la música-. Diría que mi trabajo aquí está listo -Riley se rio y sacó su botella de agua para un largo sorbo. Todavía no podía lograr la rutina sin sudar pero al menos solo respiraba un poco acelerado y ya no jadeaba como un caballo desbocado cuando terminaba.
-Ha estado bien, ¿no? -Preguntó entre sorbos-. Lo he hecho tantas veces que creo que podría hacerlo mientras duermo, pero tengo miedo de estropearlo en Navidad.
-No lo harás. Lo tienes dominado. ¿Has llamado al carpintero del que te hablé?
-Sí, es increíble y va a instalarlo todo en la víspera de Navidad mientras estamos con la familia en Connecticut. Estoy tan nerviosa. ¿Qué pasa si lo hago mal y no les gusta? Habré instalado un mini escenario de baile en mi dormitorio para nada.
Cami puso una mano tranquilizadora sobre los hombros de Riley y dijo-: He hecho la coreografía de este baile yo misma. Te he entrenado en cada aspecto y te he presionado hasta que lo pudieras hacer con los ojos cerrados. Es seductor, caliente y tú eres sexy como el infierno. No van a saber qué los golpeó, cariño.

¡NOCHEBUENA!

Tan pronto como las puertas del ascensor se abrieron, Riley salió disparada como una bala.
-Tengo que preparar vuestros regalos, quedaos aquí hasta que os llame, ¿de acuerdo? -Gritó mientras corría por el pasillo. No captó lo que le preguntaron, estaba demasiado ansiosa por comprobar las instalaciones como para poner atención. Solo esperaba que el carpintero le hubiera hecho honor a su reputación porque no tenía tiempo de hacer una prueba. Si las luces y la música no estaban en sincronización como debían, todo se iría a la mierda. Sacó la caja que tenía escondida bajo la cama y comenzó a cambiarse mientras miraba lo que había instalado en su dormitorio.
Suelo de madera, luces en el techo y no una sino dos barras plateadas. Se podían quitar fácilmente, se sacaban y se guardaban bajo la cama, y los agujeros en el suelo y techo tenían tapas que se adaptaban sobre ellos para hacerlos menos visibles. Logró que el carpintero hiciera las modificaciones a la sección del dormitorio que tenían designada para jugar y los ganchos que ya estaban en el techo seguían ahí junto con otros que ella había decidido añadir. Todo lucía justo como ella esperaba, y se puso una mano en el vientre para calmar las ranas que de pronto comenzaron a saltar, se colocó en posición y apagó las luces.
-Eh chicos, -gritó con una voz sin aliento por los nervios y la excitación-. ¡El espectáculo va a comenzar!
Entraron y escuchó a Cade maldecir cuando chocó con una de las sillas que había puesto para ellos-. Tomad asiento y guardad los aplausos para el final -esperaba sonar misteriosa y sensual, temía sonar asustada y estúpida. No podía verlos, pero supo que tomaron asiento, todo ruido se detuvo y el aire se cargó con anticipación.
Había llegado el momento. Casi seis meses de sangre, sudor y lágrimas estaba por dar sus frutos. Riley se dejó creerlo. Respiró hondo y dejó salir el aire con todas sus dudas y miedos. Esto era por ellos. Sus amores, su corazón y alma. Estaba bailando para ellos. Desde el primer momento que posó sus ojos sobre ellos la habían vuelto loca de lujuria. A menudo la reducían a un lío tembloroso y sin sentido y la dejaban rogando por más. Bueno, ahora era su turno.
Pulsó el mando a distancia y lo arrojó sobre la cama. Tenía cinco segundos para ponerse en posición y solo necesitó la mitad. El primer sonido de la música se coordinó con la primera luz. Fue la luz en la barra detrás de ella así que mostró su silueta tendida sobre la otra barra. Sonrió al escuchar la respiración acelerada de los hombres. Segundo pulso de la música, segunda luz, ésta justo por encima de ella. Podían verla ahora. El sombrero fedora, camisa blanca abotonada con una corbata suelta alrededor de su cuello. Llevaba una minifalda negra con un corte a cada lado para mostrar sus medias altas y tacones aguja que se envolvían alrededor de sus tobillos. Mantuvo la cabeza baja y esperó al siguiente ritmo de la música y las últimas luces. Y la sonrisa se amplió cuando oyó el silbido bajo de apreciación de Trevor, y a Cade murmurando-: No me jodas.
  Las luces del suelo la golpearon en un semicírculo completo y el comienzo de “You can leave your hat on” de Joe Cocker llenó la habitación. No era demasiado rápida ni demasiado lenta, y la voz de Joe era grave perfección mientras la animaba a quitarse todo menos su sombrero. Se deslizó hacia abajo por la barra hasta que su trasero estuvo a menos de un centímetro del suelo, sus manos sobre ella, acariciando la barra antes de sujetarla con fuerza y saltar hacia arriba y alrededor con las piernas dobladas para darle a su cuerpo una sensual curva de S.
Se detuvo y bajó las piernas al suelo con un chasquido, a nivel de los hombros. Estaba de pie entre las barras, con una mano en la de enfrente y la otra en la que estaba detrás, se deslizó lenta y suavemente hasta un split.
Los hombres observaron, mudos y excitados y no movieron ni un músculo a medida que se abría la camisa y de un tirón arrancaba todos los botones. La dejó suelta sobre sus hombros mientras se inclinaba hacia adelante y salía de su Split con gracia felina hasta que estuvo sobre sus manos y rodillas al borde del escenario.
Pies arriba, espalda arqueada así que su culo estaba alto, bajó los hombros en un movimiento fluido y luego golpeó los pies contra el suelo y enderezó las piernas. Balanceo de caderas, después hacia abajo, se enderezó y afuera la camisa.
Uno, dos, tres pasos rápidos y arriba. De un salto se aferró alto a la primera barra y sus piernas se envolvieron como una liana alrededor del metal mientras soltaba las manos y arqueaba la espalda para tomar la segunda más abajo y luego un giro de sus caderas y se estaba moviendo contra la barra con el ritmo azotando a través de su sangre. Luego los movimientos dejaron de serlo y solo fue ella y la música y los hombres a los que les estaba bailando. Estaba mojada y excitada y sabía que en el segundo en que la tocaran se correría.

****
Cade estaba más que duro.
Observaba a Riley bailar y balancearse y perderse en lo que estaba haciendo. Estaba conectada con ellos y ellos con ella a su vez y mientras les hacía el amor a través de su baile su necesidad se volvió salvaje. Sus ojos la siguieron mientras giraba y doblaba su cuerpo de formas que ni siquiera él pensaba posibles. Sin quitar los ojos de Riley se abrió la cremallera antes de que el cierre pudiera hacerle un daño permanente. No necesitó apartar su concentración de Riley para saber que Trevor estaba haciendo lo mismo.
Su cuerpo estaba cubierto de una brillante niebla de sudor y eso junto con las medias altas y los tacones eran lo único que tenía puesto ahora. Bajaba, se balanceaba y arqueaba y cada movimiento era elegante y pecaminoso a la vez. Hizo un Split de nuevo y escuchó a Trevor hacer un sonido que solo hacía durante el s.e.x.o. Entonces, cuando Riley se levantó pasando la lengua por una de las barras fue su turno de darle un sonido de s.e.x.o. Era fascinante. Era increíble. Si no terminaba pronto iba a subir al escenario y saltar sobre ella.
Un giro final y un arco de su espalda y estaba lista. La canción se desvaneció dejando a Riley con los tobillos cruzados sobre una de las barra, su espalda arqueada hasta que su cabello caía sobre el suelo y sus manos aferradas sobre la otra. Cade se levantó despacio, sorprendido a medias de no estar corriendo a medida que avanzaba hacia Riley, quitándose la camisa mientras lo hacía. Trevor llegó a ella al mismo tiempo y sin preámbulos su cabeza bajó hasta la dulce carne entre sus piernas. Cade observó mientras no perdía tiempo con los preliminares y le lamía el clítoris sin piedad. Riley, conociéndolos y sabiendo lo que esperaban, se quedó donde estaba, y lo haría hasta que le dieran la orden de moverse.
Cade doblo las rodillas hasta que su p.o.l.l.a quedó a su nivel y Riley lo tomó con placer codicioso y un gemido ansioso que sintió vibrar por toda su columna. Se inclinó para capturar sus deliciosos pechos en sus manos y apretó y acarició mientras sus dientes mordisqueaban de un pezón al otro. Su lengua lamió y succionó y entonces la pasó por entremedio del valle.
Con un gemido se retiró de su boca y deslizó su p.o.l.l.a palpitante entre sus pechos. Los apretó mientras empujaba, consumido por la visión y la sensación de deslizarse dentro y fuera de ese valle delicioso. Entonces con un grito ella se corrió. Trevor no se alejó ni tampoco lo hizo Cade, continuó pellizcando y tirando de sus pezones para aumentarlo mientras Trevor la llevaba a un segundo pico más alto con su boca antes de que el primero siquiera tuviera la oportunidad de desvanecerse.
-Muy bien, arriba, nena -dijo Trevor. Cade dio un paso atrás y pasó una mano detrás de su cuello para ayudarla a levantarse-. Te ves tan jodidamente sexy. Nuestra perfecta bailarina. Hermosa ¾murmuró Trevor cuando pasó un brazo bajo cada una de sus piernas y la levantó. Estaba lo bastante flexible ahora como para doblarse completamente y sus pantorrillas quedaron sobre los hombros de Trevor cuando deslizó su p.o.l.l.a en casa y comenzó a empujar.
Cade se tomó un momento para observar y apreciar la simétrica belleza de la posición. Los encantadores globos de su culo abiertos y libres para él con sus hermosas piernas dobladas cómodamente fuera del camino.
Trevor trabajaba a un ritmo profundo y circular que nunca fallaba en hacer que su esposa se corriera y Cade quería estar en ella cuando corriera. Se paró detrás de ella y puso su p.o.l.l.a entre esas perfectas nalgas.
-¿Estas lista para mí, Ry? -Preguntó, empujando solo un poco para dejar que se ajustara-. ¿Estás lista para nosotros? -Tiró su cabeza hacia atrás usando un puñado de su cabello y la besó largo y profundo, luego se deslizó lento e implacable mirando en sus ojos.
-Dios, te amo tanto. Demasiado -tenía mejores palabras para ella. Palabras de elocuencia y estilo. Se había graduado en una jodida universidad de la Ivy league ¡por todos los cielos!, pero ella lo tenía reducido al nivel de un cavernícola con su actuación y fue lo mejor que pudo hacer. Obtendría elocuencia más tarde, ahora mismo tendría que conformarse con ser el hombre de las cavernas.
Se retiró y bombeó de vuelta con un sonido primitivo de hambre y luego dejó que sus caderas volaran. Trevor mantuvo un suave ritmo unido a los embistes que él hacía y Riley colgaba entre ellos, su cuerpo se mantuvo casi inmóvil debido a la posición.
Era pura perfección y no pudo durar, no después del baile, nunca lo hacía cuando estaba en su apretado culo de todas formas.
Apretó sus hombros y le dijo-: Prepárate -luego uno. Dos. Tres duras acometidas hacia el Nirvana que era Riley y se estaba corriendo. Corriéndose con un gemido gutural que sonó más a animal que a hombre y Riley detonó ante el sonido, como a menudo lo hacía y su propio o.r.g.a.s.m.o estalló con la fuerza de un vendaval.
Trevor duró más pero nunca podía resistirse si se mantenía enterrado en Riley mientras se corría, esta vez no fue la excepción. Lo encendió y se corrió con una ráfaga de rápidos embistes.
-Increíble, Riley -dijo Cade mientras acunaba su cabeza y hombros-. Siempre me asombras.
Los tres se aferraron el uno al otro y temblaron con las secuelas del o.r.g.a.s.m.o, sostenidos por las barras, que Cade decidió eran el mejor regalo de Navidad que alguna vez había recibido.


Fin

***

Nota de LAINEY REESE, la autora:

El día de San Valentín se acercaba con rapidez y estaba muerta de curiosidad por saber qué le regalaría Brice a Terryn. Pero había un pequeño problema… ¡El testarudo hombre se negaba a decírmelo! ¡Dijo que yo no podía mantener un secreto! ¡Uff! ¿Qué sabe él? Así que no tuve opción. Tuve que espiar un poco.
¡No os lo vas a creer! Por “casualidad” me encontré con el teléfono de Brice y pensé… ¿Por qué no? Y entre sus mensajes encontré, no solo lo que estaba planeando para Terryn para San Valentín, ¡sino que incluía a Cade y Trevor también! Ahora, lo compartiré con vosotras la conversación del whatsapp entre ellos tres, si me prometéis no dejar que las chicas se enteren, porque... les va a encantar, y me sentiría horrible si les estropeáramos la sorpresa.

¿Veis? Puedo mantener un secreto. Echad un vistazo al chat…

EL DÍA DE SAN VALENTÍN

Brice: Oye. Quiero hablar con vosotros sobre San Valentín. ¿Tenéis algún plan?
Cade: Le he comprado a Riley una gargantilla de diamantes. Se verá increíble alrededor de su cuello. Ese joyero nuevo que encontré en el Soho la ha hecho personalizada. ¿Quieres su número? Te garantizo que te encantará su trabajo.
Trevor: Sí Bri, es el mejor. Le he encargado que modifique unas esposas para ella. Le añadirá una larga cadena de plata y les incrustará polvo de diamantes y unos rubís gigantes que compré en nuestro último viaje a Francia. Le va a encantar.
Brice: Envíame el número, pero yo hablaba de planes para la noche, no de regalos. Ya le he comprado a Terryn pasajes de avión. Nos vamos a Rio de vacaciones el mes que viene.
Trevor: Uff… no me lo recuerdes. El trabajo de las chicas se desmorona cuando ella se marcha por mucho tiempo. ¿Seguro que necesitas toda la semana, Bri?
Brice: Si le mencionas algo sobre acortar sus vacaciones, te pondré un arma homicida en tu coche y te detendré con cargos.
Cade: Lol. Me gustaría verlo.
Trevor: Solo bromeaba. Dios. Aprende a aceptar una broma.
Cade: Entonces, Brice, ¿Qué tienes en mente?
Brice: Noches de Arabia.
Cade: Suena sexy. Continua.
Trevor: Sí, caliente. Me apunto.
Brice: He pensado que podemos reservar una de las salas de juego del club. Ahí es donde entras tú, Cade.
Cade: Vale. Puedo hacerlo.
Brice: Hablo de hacerlo a lo grande. Paredes cubiertas con seda. Colores atrevidos. Dorado, bronce, burdeos… todo lo que funciona. Y almohadones gigantes en vez de una cama.
Cade: Tengo la sala perfecta en mente. Se ha usado para un tema similar antes así que será perfecta. Hay un par de barras que podemos envolver con seda y atar a nuestras damas también.
Trevor: ¡Oh Dios! Ya puedo verlo. Por favor decidme que las vamos a vestir como Mi Bella Genio.
Brice: Sí. De la cabeza a los pies, Trev.
Cade: ¿Cómo convencemos a las damas?
Brice: Yo pensaba en secuestrarlas.
Trevor: JAJAJAJA.
Brice: Les diremos que se reúnan con nosotros en el restaurante y cuando lleguen, hacemos que Candy y un par de las subs del club disfrazadas las intercepten y las lleven al Cuarto Húmedo para su “preparación”.
Cade: Hmm, “preparación”. Me gusta como suena eso. Les darán el tratamiento completo. Baño, masaje, aceites y luego toda la vestimenta de genio. Cabello, velos…
Trevor: Oooh… y esos diminutos tops con las joyas colgantes.
Brice: Ahora lo habéis entendido. Mientras tanto, nosotros estaremos esperando vestidos como jeques con la comida apropiada para alimentar con las manos a nuestras “esclavas” después de que hayan bailado para nosotros.
Cade: …Me pregunto. ¿Trev? ¿Piensas lo mismo que yo?
Trevor: Siempre. Hazlo.
Cade: Brice, hace tiempo que no tenemos el placer de disfrutar de tu dirección.
Trevor: Oh sí. Eso será genial.
Cade: En vez de tres jeques, ¿Qué dirías de un jeque y sus dos guardias armados?
Trevor: Podemos tener esas grandes espadas curvas y vestir esos tipos de pantalones de seda y brazaletes en los brazos y nada más. A Riley le encantará eso. Podemos ser los que capturemos a las chicas y te las llevemos.
Cade: Entonces nos puedes dirigir en qué hacer a nuestros preciosos tesoros robados.
Trevor: Dios. Tengo que parar. Estoy trabajando y pensar en esto me hará imposible terminar el día.
Brice: Me lo estoy imaginando. Terryn atada a mi lado mientras la acaricio. La haré esperar y observar mientras vosotros dos seguís mis instrucciones hasta que tengamos a Riley gritando y rogando. Apenas puedo esperar.
Trevor: Eso es todo. ¿Cade? ¿Dónde está Ry?
Cade: Creo que está en el centro de chicas hoy.
Trevor: Déjalo. Dios sí existe. ¿Y adivináis qué, idiotas? Le gusto más que vosotros. Bueno, me voy. Riley acaba de entrar a mi oficina… qué buena sorpresa. Cerraré la puerta con seguro y le daré una buena sorpresa a cambio. Adiós.
Cade: ¡Mierda! Voy para allá.
Trevor: Tráete tu llave.
Brice: ¿Trevor?
Brice: ¿Cade?
Brice: ¿Chicos?
Brice: Os odio.


      Fin

miércoles, 9 de marzo de 2016

Lainey Reese - Trilogía New York 3 - Inocencia Desafiada

1 Mesa para tres

2 Mercancía dañada


3 - Inocencia Desafiada

Él nunca se niega nada… excepto la mujer que lo significa todo.
Cuando los negocios lo llevan a Nueva York de forma indefinida, Gage Hollister está seguro de que en algún rincón de esta enorme ciudad debe haber una mujer cuya necesidad de ser dominada se compare a su sed de dominar.
Pero cuando su búsqueda en los clubes BDSM locales se prolonga, comienza a creer que tal mujer no existe. Cuando le piden que sea el acompañante de la hermana pequeña de su mejor amigo, que está haciendo su primer viaje independiente como adulta, le da la bienvenida a la distracción.
Zoe Marshall ha estado enamorada de Gage desde siempre, y se ha reservado solo para él. Ahora, después de una cuidadosa planificación y una pizca de suerte, por fin tendrá la oportunidad de demostrarle que ya ha crecido y está lista para ser suya.
Gage se cree demasiado viejo y desgastado para una inocente como Zoe, pero ella es implacable en su inocente seducción, y pronto su resistencia se desmorona. Pero a medida que su amor florece, la realidad ataca sus sueños. Y como resultado, las opciones a las que se enfrentan tensarán los lazos de amistad y familia. Quizás más allá de cualquier reparación.

Advertencia: este l.i.b.r.o. contiene lenguaje gráfico, elementos BDSM, trío M/F/M, un Dom sureño que es un caballero; y la mujer que saca a relucir su canalla interior.

martes, 8 de marzo de 2016

Katy Evans - Serie Real, Raw & Ripped



1- Real

Un boxeador caído.
Una mujer con un sueño roto.
Una competencia…
Él hace que olvide mi nombre. Una noche fue suficiente, y olvide todo  excepto  al sexy boxeador que hace que mi mente y cuerpo arda en llamas de deseo.
Remington Tate es el hombre más fuerte y confuso que he conocido en mi vida.
Es la estrella de uno de los más peligrosos circuitos de peleas clandestinas, y me siento atraída por él como nunca me he sentido atraída por algo en mi vida. Me hace olvidar quien soy, que quiero, solo con una mirada suya.  Cuando está cerca, necesito recordarme que soy fuerte —pero él es más fuerte que yo. Y ahora es mi trabajo mantener su cuerpo en forma como una perfecta máquina de pelea, sus músculos tensos y listos para vencer a sus próximos oponentes…
Pero  la mayor amenaza que tiene, ahora, soy yo.
Le quiero. Le quiero sin miedos. Sin reservas.
Si tan solo pudiera saber a ciencia cierta que es lo que él quiere de mí...



2- Mine

Él es mío, y yo soy suya. Nuestro amor es abrumador, poderoso, imperfecto y real…
En Real, el imparable chico malo del Undergroud finalmente conoció a su pareja. Contratada para mantenerlo en forma, Brooke Dumas desató un deseo primordial en Remington “Riptide” Tate tan vital como el aire que respira… y ahora no puede vivir sin ella.
Brooke nunca imaginó que terminaría con el hombre que es el sueño de cada mujer, pero no todos los sueños terminan con un felices para siempre, y justo cuando más se necesitan, ella es apartada de su lado. Ahora, con la distancia y la oscuridad entre ellos, lo único que queda es pelear por el hombre que ella llama MÍO.



3- Remy

Ella es la cosa más real por la que jamás haya luchado
Remington Tate es un misterio, incluso para sí mismo. Su mente es oscuro y la luz, complejo y enriquecedor. Podía comprender sus propios pensamientos a veces y olvide lo que hizo en los demás.Pero a pesar de todo, hay una constante. La constante de querer, necesitar, amar y proteger Dumas Brooke con cada fibra de su ser. Remy es su historia desde el primer momento en que la vio y supo, sin lugar a dudas, ella sería la cosa más real que se ha tenido que luchar, para el momento en que se convierte en el suyo.

lunes, 7 de marzo de 2016

Julie Kenner - Trilogía Stark

1º Desátame



02 - Poséeme

Quiero que nos poseamos en cuerpo y alma, que el fuego que arde entre nosotros nos consuma. Anhelo conocer sus secretos, suplicarle que se entregue a mí igual que yo me sometí a él.
La vida de Nikki Fairchild, joven ingeniera de software, da un giro tras conocer a Damien Stark, el hombre que ahora ocupa su cama, su mente y su corazón. A primera vista, Damien parecía un millonario sexy de esos que jamás aceptan un no por respuesta, pero pronto se muestra como un hombre sensible y protector que arrastra las consecuencias de una infancia traumática. Un pasado que regresa y pone en peligro la intensa y apasionada relación que acaba de nacer entre ellos, algo contra lo que Nikki luchará con todas sus fuerzas. Damien liberó a Nikki de las cuerdas que oprimían su sexualidad. Ahora es ella quien querrá demostrarle que no es solo una joven atraída por los placeres de la sumisión erótica.

03 - Ámame

El sensual romance entre Nikki Fairchild y Damien Stark, que se inició cuando la joven ingeniera de software aceptó una propuesta insólita del atractivo millonario, se ve ensombrecido por los secretos del pasado ahora que la ardiente relación por fin había desembocado en amor verdadero.
El escándalo relacionado con las incógnitas que envuelven la vida de Damien pone a prueba los sentimientos de Nikki y, aunque la joven no está dispuesta a perderlo, se ha abierto una brecha en el apasionado idilio que vive la pareja. Nikki se ve irremediablemente arrastrada por un torbellino de intensas y contradictorias emociones.
¿Puede la pasión convertirse en la clase de amor que sobrevive a las sombras del pasado?


03,5 - Tómame (Relato corto)

He soñado durante años con una boda perfecta, pero solo cuando conocí a Damien Stark –el hombre que me desató con sus caricias y me poseyó con sus besos– empecé a pensar que mi destino era casarme con él. Aunque ambos compartimos secretos y cicatrices, el amor que nos profesamos nos alivia y nos une. Nos hemos rendido el uno al otro sin fisuras, y la pasión que nos inunda es lo que ilumina todos los días de mi vida.
Pero la oscuridad aún nos acecha. Hay fantasmas del pasado que reaparecen, provocando un dolor nuevo e intenso que amenaza con destruir todo lo que hemos construido juntos.
Damien es mi ancla en este mundo, y yo la suya. Pero si queremos seguir juntos tendremos que combatir a esas sombras del pasado para avanzar hacia el futuro.

domingo, 6 de marzo de 2016

Evie Hunter - Serie The Pleasures

El 1 aquí




2- The Pleasures of Summer

Necesitaba a alguien que me protegiera... Conseguí a alguien que me poseyó...

Summer O'Sullivan es rica, guapa y está en peligro de muerte. Su padre ha hecho enemigos poderosos que tienen como objetivo a su preciosa hija. Hasta que pase la amenaza, Summer necesita un guardaespaldas, alguien que la proteja y que ella espera que la trate con la reverencia a la que está acostumbrada.

A la jaula dorada de Summer llega un antiguo ranger, Flynn Grant. Por lo que a Flynn concierne, este es un encargo infernal, ocuparse de la hija malcriada de un multimillonario. Summer y Flynn están destinados a odiarse el uno al otro a primera vista. Ni siquiera su devastador aspecto compensa cómo las reglas de Flynn limitan el estilo de Summer. Como era de esperar, las chispas vuelan entre ellos. Pero cuando Summer rompe las reglas demasiado a menudo, Flynn le enseña una lección que la deja hecha añicos y que los une de una forma que los asombra a ambos.

En su escondite remoto, los dos comienza una batalla por ver quién es el domador y quién el domado. Es un duelo que tensa sus mentes y sus cuerpos más allá de los límites. Y a la vez sus corazones empiezan también a rendirse.

Pero cuando las fuerzas oscuras que han estado acosando a Summer finalmente la localizan, la batalla ya no es un juego, sino una cuestión de vida o muerte.

2º l.i.b.r.o. de la serie Pleasures. Se trata de historias independientes con diferentes protagonistas.





2.5- A Touch of Summer

Para proteger y servir...
El guardaespaldas Flynn tiene problemas para mantener sus manos fuera de su último cliente —la heredera caprichosa de la aerolínea Summer O ‘Sullivan. Ella ya había tratado de seducirlo, pero él no combina negocios con placer. Después de pasar una semana con ella en una casa remota de seguridad escocesa, Flynn está en peligro de cambiar de opinión.
Él ya ha cortado suficiente madera durante varios inviernos y necesita urgentemente desahogarse antes de la química sexual que chisporrotea entre ellos se incendie. Un compañero lesionado le ofrece la solución. Invita a Flynn y a Summer a asistir a algunos juegos muy especiales de las tierras altas.
¿Cuántos problemas Summer puede traer, rodeada de los operativos de élite del mundo protegiéndola? Flynn está a punto de descubrirlo, cuando se embarcan en una aventura en la montaña.

sábado, 5 de marzo de 2016

CD Reiss - Serie Songs of Submission



01-Beg

Jonathan Drazen es un mujeriego conocido y una hermosa pieza de hombre que no voy a dejar entrar en mi corazón. Nunca.
Sí, él es rico, hermoso, encantador como el infierno, y tiene un ingenio tan agudo como una navaja de doble filo... pero él ha dejado perfectamente claro que esto es una follada a corto plazo. Tres noches, máximo, entonces nos separamos como adultos sexualmente satisfechos.
Le creo cuando dice que no me puede amar. No estoy tratando de enamorarme, tampoco.
Nos acostamos. Ponemos manos a la obra. Nos largamos. Hecho.
¿Correcto?
Correcto.




02-Tease

Cuando Jonathan se fue, no podía dejar de pensar en él, y lo primero que hizo cuando regresó fue demandar  más de mí. Estoy dispuesta a darle mis orgasmos y mi tiempo, pero me encuentro dándole pedazos de mi corazón.
Mi carrera está en camino, y aunque no puedo escribir ni una cosa, puedo cantar. Así que voy a la muestra de arte con él, porque su ex esposa estará allí. Siento esta necesidad de protegerlo de salir herido, aunque en la cama, su dominación me lleva a mis rodillas.
Este hombre va a romperme en mil pedazos.



3-Submit

“Eres mía. Desde el minuto en que te dije que separases las piernas y lo hiciste, tú eras mía. Cuando te dije que rogaras y lo hiciste, tú eras mía. Cuando pusiste tus manos detrás de tu espalda sin indicártelo, tú eras mía”.No. Dios, no.
Mi nombre es Mónica, y no importa lo que Jonathan diga, no soy sumisa.