“Cualquiera que sea tu historia, bienvenido. Has emprendido un largo viaje hacia la honestidad sexual y la revelación personal. Puede ser un camino arduo, pero es el único modo de conseguir lo que deseas. En el decurso, te parecerá que hay un montón desalentadoramente grande de conocimientos que aprender; no te deseanimes. El Amo más perverso del mundo, la Dómina más imaginativa, empezaron igual que tú hoy: curiosos, excitados y algo inseguros.”
Pat Califia,
“SM. Los secretos del sadomasoquismo”

lunes, 1 de agosto de 2016

Limpia tus juguetes sexuales



Se deben limpiar los juguetes sexuales incluso si no vas a compartirlos, no sólo por razones de higiene básicas, sino también para prevenir que una ITS en una parte del cuerpo se propague a otras partes.

También es importante no transferir las heces del recto a la boca, o la vagina, mediante el uso de un juguete sexual que ha estado primero en tu culo, ya que esto puede dar lugar a infecciones. Esto es especialmente importante en el caso de transexuales que hayan tenido una cirugía reciente para crear una vagina y están utilizando un vibrador o dilatador como parte del proceso de curación.

Hay limpiadores médicos que no provocan irritación de la piel (pero no es aconsejable que entren en contacto con vagina, ano o boca). Pero tampoco queremos que estropeen nuestros juguetes sexuales. Lo primero es conocer el material del juguete y saber que productos de limpieza admite.

Asegúrate de que cualquier juguete que haya entrado en contacto con el semen, sangre o heces, o cualquier cosa que haya estado en el interior de una persona, se limpia adecuadamente. El VIH es muy dificil de pillar, simplemente hay que evitar el contacto semen/sangre o sangre/sangre.

Necesitarás estas cosas para limpiar tus juguetes:

Jabón y agua caliente.

Una parte de lejía y nueve partes de agua (Nota: la lejía no mata el herpes inmediatamente; cualquier superficie requiere por lo menos de diez minutos de la exposición a la lejía para volver inactivo el herpes).

La solución de peróxido de hidrógeno al 10% (mata el herpes).

Después de limpiarlo, enjuaga bien con agua limpia para elimar todo rastro de lejía o jabón del juguete.

Los juguetes de cuero son un poco diferentes, no hay manera de esterilizar el cuero, pero se puede limpiar. Si usas un juguete de cuero (como un látigo, fusta, o consolador de cuero), aprende cómo tiene que limpiarse.

Si conoces el material de tus juguetes sexuales y sus propiedades podrás determinar la mejor manera de limpiarlos y cuánto puede reducir el riesgo. Por ejemplo, recuerda que los juguetes de silicona son más caros, pero son aptos para limpiar en el lavavajillas. Debes hacer caso de las recomendaciones y seguir las instrucciones del fabricante. Por último, ten en cuenta que muchos juguetes sexuales que se venden como novedades no se ajustan a ninguna especificación sanitaria.

Aprovéchate de que hay mucha información. No tengas vergüenza de preguntar a tu médico, busca y lee cualquiera de las muchas guías para sexo seguro que hay editadas.

El virus VIH tiene una característica singular: es frágil y sensible. No presenta resistencia alguna al medio ambiente. No se propaga ni sobrevive en el aire, el agua, la tierra, ni sobre objetos inertes.

Por el contrario, el virus VIH se destruye fácilmente en el calor mantenido 30 minutos a una temperatura de 56°; con el agua oxigenada, la lejía pura o diluida, el agua hirviendo (100°), y el alcohol corriente (40° ó más concentrado).

Las radiaciones ultravioletas, los rayos X y las radiaciones Gamma no pueden destruir al virus del VIH.

No hay comentarios:

Publicar un comentario