“Cualquiera que sea tu historia, bienvenido. Has emprendido un largo viaje hacia la honestidad sexual y la revelación personal. Puede ser un camino arduo, pero es el único modo de conseguir lo que deseas. En el decurso, te parecerá que hay un montón desalentadoramente grande de conocimientos que aprender; no te deseanimes. El Amo más perverso del mundo, la Dómina más imaginativa, empezaron igual que tú hoy: curiosos, excitados y algo inseguros.”
Pat Califia,
“SM. Los secretos del sadomasoquismo”

jueves, 24 de diciembre de 2015

Feliz Navidad!!!


Les deseamos Muchas Felicidades!!! 


Coman rico, alborotense, 
brinden pensando en quienes llenan su corazón
Y reciban muchos, muchos regalitos  
desde el taller sado de Santa!!!
CHRISTOPHER y eli{ACH}

domingo, 20 de diciembre de 2015

Promesa a una sumisa


Estoy delante de ti. Mis ojos, llenos de compasión y cariño, te miran mientras te pones de rodillas.

Me has ofrecido voluntariamente tu mente, tu cuerpo, tus emociones y tu alma. Y por todo ello Yo te prometo lo siguiente:

•Te apreciaré no sólo como Mi sumisa, también como la mujer que eres: cálida, inteligente, comprensible y sensible.

•Nunca te haré daño intencionalmente, y aunque Yo sé que no soy perfecto voy a tratar de actuar sabiamente en todas las cosas.

•Si me equivoco rectificaré Mi error y te pediré disculpas.

•Voy a luchar continuamente para guiarte y enseñarte, para ayudarte y para apoyarte, en los momentos difíciles, que preceden al crecimiento.

•Voy a ser paciente, según vas creciendo, a sabiendas de que todas las cosas necesitan tiempo y conociendo que los cambios no se producen fácilmente. Pero incluso en Mi paciencia voy a impulsarte constantemente hacia delante, sin permitirte caer. Y si en algo dudas allí estaré para cogerte, sujetarte, y volverte a poner en el buen camino.

•Si pierdo Mi templanza volveré sobre Mis pasos para recuperar el control y hacer frente a lo ocurrido. No actuaré de manera irracional o apresuradamente, siempre tendrás la oportunidad de explicar lo que ha ocurrido antes de que Yo decida lo que deba hacerse, y Mis acciones siempre se basarán en corregirte, no en castigarte.

•Te construiré y te edificaré, aun cuando no sea fácil para Mí, mostrando tanto Mis fortalezas como Mis debilidades. Nunca tendrás miedo de Mí, porque no olvidaré tu humanidad y siempre honraré el regalo que Me has entregado.

•Nunca usaré Mi dominación con prepotencia. Tu eres sumisa, Yo soy Dominante, somos las dos caras de la misma moneda, que sólo tiene valor si permanecemos juntos.

•Serás para Mí un preciado tesoro, porque se perfectamente que sin ti sólo tengo un insatisfecho deseo.

•Por último, Mi amor, te prometo que te amaré y cuidaré; tu eres Mía, pero yo no soy menos tuyo.

•Esto es lo que siempre hemos buscado, el uno en el otro.

Escrito por TautLine 1999 y traducido http://sadoplanet.blogspot.com.ar/2009/01/promesa-una-sumisa.html

viernes, 18 de diciembre de 2015

¿Dominante proactivo o pasivo?



Me he encontrado con Dominantes que toman la iniciativa, dan ordenes, y forman planes de acción sobre la vida de su sumisa, planean sesiones, tareas y siempre son una presencia constante y firme en la vida de ella.
Por otro lado tenemos el opuesto perfecto, los que esperan que la sumisa sea la que cumpla su papel casi por inspiración divina, desean que ella lea su mente y actué en consecuencia, no dan ordenes salvo que la sum se lo insinué, no toman la iniciativa para tener una sesión sino que se dan de manera casual y la presencia en la vida de su sum es relativa más que fuerte.
Y entre medio de esos dos opuestos hay como un millar de otras formas de llevar adelante la Dominación de una persona pero hoy quiero detenerme solo en estas dos.

¿Una forma es mejor que la otra? 
Creo que todo depende de los gustos de aquellos que forman la relación y lo que buscan de ella. Quienes deseen a alguien más estricto disfrutaran de que su Amo tenga una presencia más focalizada en su vida y quienes desean que las cosas sean más livianas un Amo pasivo les vendrá como anillo al dedo.

¿Y si tienes uno pero quieres el otro? 
Siempre digo que el dialogo es una de las bases de una relación BDSM. Si sientes que esa persona no te da lo que necesitas, o lo que te da es demasiado para ti, habla con él y se sincera. No tengas miedo o vergüenza, si eres clara, respetuosa y le muestras lo que te esta faltando él debería tener la suficiente madurez para entenderlo. También seria un buen momento para que él exprese si algo no esta yendo como lo desea. Hablen tranquilos y desnuden sus almas, si a ambos les interesa lo que tienen darán los pasos para evolucionar juntos.
El dialogo no hace magia, no garantiza que las cosas cambien, ni que a partir de allí todo sea un cuento de hadas pero por lo menos ambos sabrán lo que necesita cada uno y podrán reflexionar, ignorar, o dar los pasos que consideren para ser felices.

jueves, 17 de diciembre de 2015

Aniversario!!!!


Hace cuatro años, entre lagrimas de los dos, me otorgaba el privilegio de llevar sus iniciales. Al sentir como ajustaba el collar sobre mi cuello fue como si nuestras almas se fundieran en una.

Recuerda esto???
Buenos días Señor:
no se como comenzar esto... quien diría q algún día escribiría algo así...
Con el tiempo el amor se ha profundizado y ahora somos una pareja que ha pasado por muchas cosas, sinsabores y alegrías, tropiezos y  risas. Nos entendemos completamente, yo conozco sus defectos y lo amo con ellos, usted me tiene paciencia cuando me pierdo en mis libros y me reta cuando... bueno todo el tiempo jajajajja
Mi corazón, mi mente, mi alma, mi cuerpo todo, todo es suyo y se que es mutuo!
Te amo mi Dueño hermoso, te amo tanto que a veces me duele, te amo tanto que mi corazón explota cuando me abraza, te amo tanto que sentir sus azotes son como sentir sus caricias, te amo tanto pero tanto!!!!!

Feliz aniversario mi Dueño! 
Suya suya suya
eli{ACH}


miércoles, 16 de diciembre de 2015

¿Por qué los sadomasoquistas disfrutan con el dolor y la dominación?

Tomado de: http://www.koboonga.com/2015/09/01/por-que-los-sadomasoquistas-disfrutan-con-el-dolor-y-la-dominacion/

La palabra sadomasoquismo proviene de la unión entre las palabras sadismo y masoquismo. Por una parte, el sadismo se trata de la obtención de placer al realizar actos de crueldad o dominio. Por la otra tenemos el masoquismo, el cual se trata de la obtención de placer al ser la víctima de estos actos de crueldad. Por lo tanto, el sadomasoquismo engloba la unión entre las dos técnicas. Pero, ¿por qué los sadomasoquistas disfrutan con el dolor?

Todas las respuestas al sadomasoquismo se encuentran en el cerebro, como casi todo en esta vida. Resulta que el núcleo del dolor se encuentra en el hipotálamo del cerebro. Próximo a este núcleo podemos encontrar la zona referente al placer. Por lo tanto, los humanos disfrutan con el dolor debido a que, en diversas ocasiones, no son capaces de distinguir correctamente entre el núcleo del dolor y del placer. Al confundir los estímulos que reciben, los sadomasoquistas encuentran placer en las actividades dolorosas.

El giro cingulado, más conocido en la comunidad científica como gyrus cinguli, es la zona del cerebro en la que se establece la relación entre el sistema límbico y el neurocortex. Es en esa zona donde se integrarán, posteriormente, las sensaciones del ser humano. El giro recibe la información desde el núcleo anterior, el tálamo y el neocórtex. También se conecta con las áreas somatosensoriales de la corteza cerebral, las cuales se proyectan, posteriormente hacia el cortex entorhinal a partir del giro cingulado.

Debido a la recepción de toda esta información, el giro cingulado, que forma parte del sistema límbico, es capaz de procesar las emociones del ser humano entre las que encontramos el placer y el dolor. Además de las emociones, en esta zona del cerebro también se procesan datos sobre la memoria, el aprendizaje y la conducta.
Pese a que parece que el dolor y el placer son dos sensaciones que no tienen nada que ver, resulta que guardan varios puntos en común. Al hecho de que científicamente la línea que separa el dolor y el placer es muy pequeña hay que sumarle que ambas son sensaciones primariamente físicas. Las sensaciones primarias destacan por su intensidad y tanto el dolor como el placer activan el mismo circuito cerebral, el cual se encarga de liberar la dopamina que provoca la excitación de la personas que están tomando parte en la actividad sexual.

La dopamina se trata de una especie de químico cerebral que permite al cuerpo descubrir una sensación agradable. Este químico funciona de diferente manera en caso de que estemos disfrutando o sufriendo. Cuando estamos disfrutando de una sensación de placer, la dopamina se encarga de generar una sensación de relajamiento y de bienestar. No obstante, la dopamina ejerce de calmante cuando hablamos de dolor, llegando a disminuir el sufrimiento.

Pese a que la sensación del dolor no es adictiva, sí que se convierte en una auténtica adicción tratar de liberarse de ella. Podemos comprobar que esta situación es real al ver que existe gente enganchada a medicamentos opioides para el dolor, como por ejemplo es el caso del Dr. House y su Vicodin. A lo largo de la serie podemos ver al médico consumiendo su Vicodin en una infinidad de capítulos.
Aquellas personas que sufren fuertes dolores crónicos llevan a cabo actividades que causan un dolor menor con el objetivo de buscar alivio. También sucede en aquellos deportistas que se sobreponen al dolor con el placer de poder vencer una prueba. Por lo tanto, el placer del dolor proviene de la experiencia emocional, no de la física. Es por ello que puede ser interpretado como una sensación de placer. Poder jugar con el dolor puede llegar a generar bienestar y esa es la razón de que los sadomasoquistas disfruten con el dolor.

Aquellos que participan en prácticas de sadomasoquismo tienen, por norma general, un umbral de dolor más alto que el resto de personas. Por lo tanto, la idea de sentir que sufren un dolor leve les provoca un alivio gracias a la acción cerebral, lo que se traduce como placer sexual.

Este dolor, que por lo general está causado por otra persona, es beneficioso puesto que se redistribuye a las zonas específicas del cuerpo donde se encuentra el placer. No obstante, podemos encontrar el caso de adictos a estas prácticas, los cuales llegan a practicarse cortes en la piel o a auto infligirse dolor golpeándose y llegando incluso a estrangularse, al ver que su dosis de dolor no es suficiente.

sábado, 31 de octubre de 2015

Primeros auxilios: Asfixia: estrangulamiento y ahorcamiento


  • Cortarle o quitarle la banda de constricción de la garganta.
  • Si está suspendido, levantarle el cuerpo y aflojarle o cortarle la cuerda.
  • Darle respiración artificial.
  • Para hacer lo anterior no esperes a la policía, actúa enseguida.


Respiración artificial (Reanimación respiratoria)
A lo largo de la historia ha habido varios métodos de respiración artificial practicada en Primeros Auxilios. Hasta la Segunda Guerra Mundial, el método de Sylvester se consideró el mejor. Durante esta guerra se descubrió el método del boca a boca (tapando la nariz) y se vio que era el mejor y más fácil para la mayoría de las situaciones.

La asfixia de grado severo se puede comparar con la inconsciencia. Las causas generales son:

La lengua puede haberse ido hacia la garganta.
El vómito o la saliva pueden haberse acumulado en la garganta.
Algunos materiales extraños (como un juguete, canica, etc.), pueden haber obstruido los conductos del aire. Por lo tanto, cuando una víctima está inconsciente asegúrate de que respira correctamente.
Cada minuto cuenta así que no te entretengas y comienza a trabajar inmediatamente.

Tratamiento cuando no respira.


  • Aflójale la ropa de la cintura, el pecho y el cuello.
  • Inclínale la cabeza hacia atrás, mientras que le sujetas la nuca con la palma de la mano, esto levantará la lengua a su posición normal, la vía respiratoria quedara libre y la víctima podrá comenzar a respirar más fácilmente. A veces es necesario un tubo respiratorio para ayudarlo a respirar.
  • Si la respiración no se reanuda con el procedimiento anterior, ayúdalo con las compresiones de pecho y pulmones, cuatro o cinco veces. Este procedimiento es generalmente suficiente para iniciar la respiración. Si la respiración no se inicia, incluso con esto, comienza con el boca a boca (con compresión de nariz) y así la respiración debería iniciarse.

Respiración boca a boca

  • Coloca a la víctima sobre su espalda y mantén su cabeza inclinada hacia atrás.
  • Toma aire profundamente.
  • Mantén las fosas nasales de la víctima cerradas.
  • Cubre la boca a la víctima con tu boca perfectamente.
  • Comprobando siempre el pecho, insufla aire en sus pulmones hasta que veas que se expande el pecho, (para más higiene cubre la boca de la víctima con tu pañuelo o un trozo de tela limpio). Una vez que sus pulmones se hinchen, deja de soplar.
  • Repite los pasos anteriores de 15 a 20 veces por minuto.
  • Si el pecho no sube, comprueba si existe una obstrucción.
  • Gira a la víctima de lado y golpéale la espalda. Esto hará que el material que provoca la obstrucción llegue a la parte delantera de la garganta. Ábrele la boca y quítale el objeto (siempre debes cubrirte la mano con un paño limpio).
  • Si el corazón está funcionando, continúa la respiración artificial hasta que se produzca la respiración normal. A continuación llama a una ambulancia de inmediato.

Qué hacer si el corazón deja de latir
Si el corazón no está funcionando, te darás cuenta por lo siguiente:

La cara es de color azul o está pálida.
Las pupilas están dilatadas.
Los latidos del corazón y del pulso son débiles.
En ese caso, debes actuar de la siguiente manera:


  • Coloca a la víctima de espaldas sobre una superficie dura (banco, mesa, etc.).
  • Dale un golpe seco con el borde de tu mano en el ángulo inferior izquierdo del esternón. Esto por lo general estimula al corazón a trabajar.
  • En caso de que el corazón no reaccione, sigue con el procedimiento durante 10 o 15 segundos, a razón de un golpe por segundo, si ya sientes que tiene un pulso regular, para y llama de inmediato una ambulancia.
  • Se debe seguir con la respiración artificial en todo momento.

Notas importantes
Incluso si la víctima está respirando, pero la respiración no es normal, es prudente comenzar la respiración artificial.
No comiences a golpear el corazón o la compresión hasta que estés seguro de que el corazón ha dejado de latir.

jueves, 29 de octubre de 2015

Primeros auxilios: Herida cortante (laceración o corte)

¿Qué es?
Una herida cortante, también conocida como laceración, es una rotura o abertura en la piel. Puede ser profunda, lisa o mellada. Puede estar cerca de la superficie de la piel o afectar tejidos profundos, como tendones, músculos, ligamentos, nervios, vasos sanguíneos o huesos.
Si la herida está sangrando profusamente, llame al número local de emergencias o lleve al herido al centro de salud u hospital más cercano.
La complicación más frecuente en el caso de las heridas es la infección.

¿Cómo tratar las heridas cortantes?
En caso de cortaduras graves es preciso llamar al número de emergencias o llevar al accidentado al centro de salud u hospital más cercano.
Las heridas menores, sin mayor sangrado, se pueden tratar en casa para evitar infecciones:

 Lávese las manos con jabón.
 Luego, lave completamente la herida con agua y un jabón suave.
 Realice presión directa para detener el sangrado.
 Aplique un vendaje limpio que no se pegue a la herida.
Si la herida es producto de la mordedura de un animal, es muy extensa, o profunda, o si el sangrado es abundante, llame inmediatamente a emergencias o lleve al herido al centro de salud más cercano.

Lo que no se debe hacer:

NO trate de limpiar la herida si es demasiado extensa. Lleve a la persona a un centro de salud.
NO hurgue la herida ni retire un objeto largo o profundamente incrustado. Busque atención médica.
NO reintroduzca partes expuestas del cuerpo. Cúbralas con material limpio hasta que llegue la ayuda médica.

Tomado de: http://www.msal.gob.ar/index.php/contacto/439-corte#sthash.b9FDEANA.dpuf

martes, 27 de octubre de 2015

Primeros auxilios: Hemorragia o sangrado


¿Qué es?
Es el derrame de sangre fuera o dentro del organismo como consecuencia de la rotura de los vasos sanguíneos.
Si la pérdida de sangre es muy abundante debe ser controlada ya que en pocos minutos puede ser masiva y causar un shock, e incluso la muerte.
En estos casos se debe llamar al número de emergencias o llevar a la víctima al centro de salud más cercano.

¿Qué hacer?
La medida más importante para el sangrado externo es aplicar presión directa para detener la hemorragia.
1. En lo posible, lávese siempre las manos antes y después de administrar los primeros auxilios a una persona que esté sangrando.
2. Haga presión con la mano, con una gasa o un pañuelo limpio sobre la herida. Si continúa sangrando, ponga más gasa u otro trapo limpio, sin quitar el anterior y continúe presionando.
3. Si la herida se encuentra en una pierna o brazo, eleve dicho miembro por encima del nivel del corazón para ayudar a reducir la hemorragia.
4. Si presenta salida de sangre por la boca, oído, nariz, etc., puede tratarse de una hemorragia interna. En ese caso, coloque una bolsa de hielo en la parte afectada y espere la llegada del personal de emergencia.

Lo que no hay que hacer
• NO aplique un torniquete para controlar el sangrado, excepto como último recurso, pues hacerlo puede causar más mal que bien.
• NO hurgue una herida ni saque un objeto incrustado en ella, pues esto generalmente provoca más sangrado y daño.
• NO retire un apósito si está empapado en sangre. En vez de esto, coloque un nuevo vendaje encima.
• NO trate de limpiar una herida grande, ya que esto puede causar un sangrado más profuso. Consiga ayuda médica.

Tomado de: http://www.msal.gob.ar/index.php/contacto/438-hemorragia#sthash.umeBgc5p.dpuf

martes, 13 de octubre de 2015

¿Por qué puede ser placentero el dolor?

Por Zaria Gorvett

Lee la historia original en inglés en BBC Future.

Su contrincante era conocido por provocar convulsiones, ataques cardíacos, incluso la muerte. Pero Jason McNabb lo miró con calma y se sentó cara a cara con él. Sonó el silbato y comenzó el asalto, una carrera caótica de ojos llorosos, labios hinchados y transpiración.
Pero no era una competición ordinaria.
McNabb ostenta hoy un récord mundial: es el que más pimientos bhut jolokia ha comido en 2 minutos. "Sentí como si tuviera la boca llena de avispas y como si me estuvieran picando todas a la vez. Francamente, fue un infierno", cuenta.
Los bhut jolokia o los "pimientos fantasmas" pican entre 200 y 400 veces más que los jalapeños. Es una de las variedades más picantes del mundo y cualquiera que la pruebe probablemente sufrirá un dolor insoportable.
Así que, ¿cómo es posible que alguien quiera por su propia voluntad pasar por lo que pasó McNabb? El sentido común nos dice que la gente busca el placer y huye del dolor. Pero esto no siempre es así. Y es que muchas actividades voluntarias, algunas más cotidianas que otras, implican dolor: correr, los masajes calientes, los tatuajes, los piercing, o el bondage, el sadismo, el masoquismo y otras prácticas sexuales. 
Para aglunos, comer chiles muy picantes puede producir una sensación similar a las drogas o el sexo. Así, para McNabb comer chiles tan picantes puede producir una sensación similar a las drogas o el sexo. "El dolor se me pasó bastante rápido y sólo me quedó la adrenalina y la euforia", recuerda Jason.
La relación entre el placer y el dolor está profundamente arraigada en nuestra biología.

Como la morfina

Para empezar, todo dolor hace que el sistema nervioso central libere endorfinas, unas proteínas cuya función es bloquear esa sensación. Y al hacerlo, también producen euforia, de la misma manera que opiáceos como la morfina. Para los que corren habitualmente esto no es ninguna sorpresa. El ejercicio intenso libera ráfagas de ácido láctico, un subproducto que nace de la descomposición de la glucosa cuando hay poco oxígeno. Este ácido altera los receptores de los músculos, y estos comunican la situación al cerebro por medio de unos mensajes eléctricos que envían a través de la médula espinal. Las señales se interpretan como calambres en las piernas. Y esta sensación hace que el corredor aminore el ritmo o pare. Esto es así hasta que el centro de control del sistema nervioso, el hipotálamo, entra en acción. Los corredores experimentan un "subidón" después de una carrera. Pero, ¿qué está pasando en el cerebro? Esta sección del cerebro tiene la forma de un caballito de mar, y como respuesta a las señales de dolor ordena al cuerpo que genere sus propios narcóticos, las endorfinas. Estas proteínas influyen sobre los receptores del cerebro y evitan la liberación de los químicos implicados en la transmisión de las señales del dolor. Así que esto ayuda a bloquear esa sensación.

La misma zona del amor apasionado

Pero las endorfinas van más allá: estimulan las regiones límbica y prefrontal del cerebro, las mismas que se activan con el amor apasionado y la música. Y todo esto lo hacen de una forma similar que la morfina y la heroína. Además, mientras tanto, el dolor producto del ejercicio intenso también provoca un aumento súbito de los otros analgésicos del cuerpo: las anandamidas.
Conocidas como los "químicos de la felicidad ", se unen a los receptores del cerebro para bloquear las señales de dolor e inducir un cálido placer, emulando a la sensación que provoca el fumar marihuana. Pero entonces, ¿por qué no todos los dolores vienen acompañados de sensaciones placenteras?

Solo los humanos

Una de las teorías que trata de explicarlo habla del "masoquismo benigno". Los niños sólo le toman el gusto al chile de grandes, cuando logran disociar el dolor físico de la hortaliza. Se trata de la búsqueda del dolor a sabiendas de que no va a tener consecuencias graves. Y es algo que ningún animal es capaz de hacer.
El gusto por el chile es uno de los ejemplos de esa búsqueda intencionada de sufrimiento. El ingrediente activo de los pimientos picantes, la capsaicina, es inofensivo. Pero cuando los receptores sensibles a la temperatura de nuestra lengua coinciden con este compuesto químico, alertan al cuerpo de la presencia de un calor potencialmente doloroso. La señal que emiten es similar al que transmitirían si nuestra lengua se estuviera quemando con fuego. Por ello, a la mayoría de los niños no les gusta el chile. Pero aprenden a apreciarlo con el tiempo, cuando lo comen una y otra vez. Y lo hacen porque terminan disociando la hortaliza del dolor físico. Pero esta capacidad es sólo humana. Los científicos han tratado repetidas veces de inducir a los ratones el gusto por el chile en laboratorio, y nunca lo han conseguido. Los animales han sido entrenados para soportar el daño que ellos mismos se infligen, pero sólo si hay recompensa de por medio. "Generalmente cuando un animal experimenta algo negativo, lo evita", explica Paul Rozin, de la Universidad de Pennsylvania, Estados Unidos.

Dolor y orgasmos

Esta teoría también pretende explicar por qué buscamos otro tipo de experiencias en un principio desagradables, como subir a una montaña rusa o ver películas tristes. El sentido común nos dice que la gente evita el dolor y busca el placer, pero éste no siempre es el caso. "Si un animal se subiera a una montaña rusa estaría aterrorizado, así que no lo volvería a hacer", asegura Rozin.
Mientras, los aficionados al bondage y otras prácticas sexuales similares entenderán perfectamente lo del masoquismo benigno. Mistress Alexandra, una sádica profesional con base en Londres así lo explica: "Diferenciamos el dolor bueno del malo. El malo indica que algo anda mal, algo a lo que debemos prestar atención de forma inmediata". "Y luego está el dolor bueno, el agrabable", añade. "Así que si el hombro amenaza con dislocarse durante el bondage, como es potencialmente peligroso, lo dejamos a un lado".
Pero la relación entre el sexo y el dolor no es exclusiva de este tipo de prácticas. Así concluyó un estudio cuyo objetivo era explicar lo que ocurre en el cerebro cuando las mujeres se estimulan ellas mismas hasta alcanzar el clímax. Éste descubrió que 30 áreas del mismo se mantienen activos, incluidos aquellos que se ponen en marcha con el dolor. Y otro halló que los pacientes que superan el cáncer y tienen los nervios de la espina dorsal dormidos para que no sufran dolor abdominal pierden la capacidad de tener orgasmos. Pero si vuelve el dolor, regresan también los orgasmos.
Barry Komisaruk, investigador de la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey, EE.UU., y encargado del estudio, cree que que hay una relación fundamental entre las vías del dolor y las del orgasmo. "Otra de las observaciones es que los rostros de quienes están experimentando un orgasmo son en muchas ocasiones indistinguibles de los de aquellos que están sufriendo dolor", dice. 
Además, otra investigación sobre cómo el paracetamol afecta a las emociones descubrió que este analgésico alivia también el dolor emocional, y aun más, crea sensación de placer. A los voluntarios que participaron en estudio les fue administrado indistintamente paracetamol o un placebo. Después se les pidió que calificaran la intensidad de lo que sentían escogiendo entre una serie de fotografías provocativas. El fármaco nivelaba las subidas y las bajadas emocionales, un indicador de que opera tanto en las vías del dolor físico como en las del placer.
Por lo tanto, pareciera que para el ser humano el dolor y el placer siempre han estado entrelazados.

domingo, 11 de octubre de 2015

El Shibari, el sexo de moda en Occidente

Por | N. P. 

Se ata el cuerpo con cuerdas de siete u ocho metros que se colocan en las zonas erógenas de hombres y mujeres


Esta vez no copiamos lo que llega de Estados Unidos sino de Japón. Todo lo de aquel país, en lo que atañe a técnicas sexuales y al arte de hacer el amor siempre ha interesado en Occidente y en este caso no podía ser menos con el "Shibari". 

Bautizado como el arte japonés de la atadura erótica, la palabra en sí viene a significar "atadura", que se sugiere se haga con cuerdas generalmente de cuerdas naturales. Con ella se busca, sobre todo, la forma más estética posible para lograr el mayor placer sexual.

Inventada como una técnica de sutil y muy codificada forma de tortura y apresamiento de prisioneros, que solo podía ser ejecutada y enseñada por un guerrero samurai, el "shibari" se construía por etapas, con una considerable atención a los tiempos: primero se inmovilizaba el tronco, luego nalgas y vientre y finalmente el cuerpo en su conjunto.

Y es que esta técnica sexual no implica la inmovilización del otro, se trata de un “triangulo” estético entre el inmovilizador o amo, el atado o sumiso y varios espectadores para lograr el disfrute de la actividad sexual.

Como en todo lo que implica sexo se deben plantear algunos límites y el Shibari no es la excepción. Esta forma de encuentro íntimo no es cruel ni violenta.

Para realizar las ataduras se suelen emplear cuerdas de siete u ocho metros, aunque algunos atadores emplean también puntualmente cuerdas más cortas o más largas. Generalmente se usan cuerdas de fibras naturales (cáñamo, yute, coco, arroz...). 

El proceso de atado comienza con la inmovilización del tronco, sigue con el atado de nalgas y vientre, y culmina con la sujeción del cuerpo en su totalidad.

Las cuerdas se colocan en las zonas erógenas de hombres y mujeres para incrementar el clímax (se llama Matanawa), pero hay otros distintos tipos de ataduras, como el ushiro, en la que se imoviliza la parte superior del torso por la espalda en forma de U o X; el hishi, la más utilizada, en forma de diamante; Tazurki, arnés cruzado, en forma de X; Tsuri,  que incluye suspensión corporal; o Gote Gasshou, en la que se colocan las manos en la espalda en posición de plegaria.


viernes, 9 de octubre de 2015

Lecciones de una dominatriz




Entrevista en diario El Mundo 

Por Juan Fornieles 

SEXO: Cuando el dolor y la sumisión producen placer...

¿Piedad Dómina? Soy periodista de ZEN y quiero saberlo todo sobre fetichismo y BDSM (Bondage, Dominación, Sumisión y Masoquismo) como nuevos estímulos de la vida en pareja y del sexo en general". Así arrancó esta aventura. 
El contacto de esta profesional del BDSM me lo dio un compañero de profesión, que no de juergas, y cerramos la cita para el lunes por la tarde. Por suerte para mí, la dominatriz me citó en territorio neutral. Mi alma de reportero viejo me pedía que me llevara a su mazmorra, bautizada como Cueva Fetish, pero mi razón me decía: "¡Ojito, dónde te estás metiendo!".
La dominatrix, de físico abundante, melena rubia y escote belicoso, me llevó a la mesa apartada de un pub británico del madrileño barrio de Hortaleza. Acababa de salir de una sesión de dominación. Había sometido a un sumiso recién llegado de Inglaterra y se había aplicado con ganas para no defraudarlo. El tributo: 150 euros por 45 minutos de castigo. 
Su trabajo arranca con una llamada al móvil o un correo electrónico. El fetichista marca su objeto de deseo (tacones, sandalias, botas altas, corpiños, medias...) y le concreta cuál es su sueño sexual a realizar.

De rodillas

Cuando el esclavo/a -a veces van en pareja- baja a la mazmorra, la dómina lo pone de rodillas y exige que se quede en ropa interior y confiese por qué está ahí. Ante todo, máximo respeto y obediencia, que la fusta va que vuela. Esa vulnerabilidad es motivo de excitación para la ama, incluso cuando me lo recuerda. 
Mi sesión imaginaria avanza, con mucho escepticismo, en busca de aplicaciones para la vida sexual de las parejas que se aburren porque su cuadrilátero entre las sábanas lo marcan el misionero, el 69 y alguna posturilla del Kamasutra.
La experta me muestra fotos de su atuendo de faena. Moño alto, corsé negro, camisa blanca y ceñida y taconazo infinito. Los zapatos son clave y el esclavo debe lamerlos. Tanto el cuero como los dedos de los pies. De rodillas para abajo, ahí se acaba el contacto físico. No estamos hablando de una prostituta al uso. Ni la tocan ni la ven desnuda y de penetración ni soñarlo. Al esclavo no se le permite ni la eyaculación, excepto si es involuntaria. Es lo que tiene la dominación.
De los taconazos pasamos a las botas larguísimas, a los corpiños y al látex. Piedad Dómina los recomienda a las parejas para que se adentren en otras sexualidades, para que experimenten y no caigan en la rutina. Así empezó ella. Tenía un novio que vestía uniforme -hasta aquí puedo contar- y del coito al cachete, pasando por el fetichismo, se fueron adentrando en el BDSM. Se enganchó y acabó tocando la puerta de una reputada dómina y pagándole por convertirse en su alumna.
Antes de que Piedad me vuelva a arrastrar a su sala de torturas sexuales, me recomienda que las parejas con ganas de experimentar prueben a disfrutar con la cera caliente (wax) sobre el cuerpo, las pinzas japonesas, la fusta, las cuerdas y las esposas. Eso sí, advierte de que no se deben "correr riesgos" y que el juego es cosa de dos. Que si se quiere ir más allá, deben acudir a un amo o a una ama profesional.
Para darle más realce a sus palabras, me muestra imágenes que ha subido a FetLife.com, algo así como el Facebook del BDSM y el fetichismo.

Martirio genital

Ahí me topo con penes maltratados por el trampling (pisotear el cuerpo y, cómo no, los genitales, con unos afilados stilettos) o por las cuerdas apretadas del llamado bondage. Tampoco falta una muestra de los Sissi, esclavos que son vestidos como camareras y que luego son sodomizados por dildos o arneses con largos penes fabricados en látex.
El collar de perro con el que se maneja al esclavo me arrastra a otra práctica que me deja noqueado: el smoking fetish. Piedad Dómina se fuma un cigarrillo y lanza la bocanada de humo a la garganta del cliente. Como cenicero, usa su palma de la mano y su lengua. De postre: le exige que se trague la colilla.
Mi estómago se revela ante tales prácticas, mientras que ella se deleita y lo vive como un sexo "muy sensual y bonito". Pongo fin a nuestra charla porque no tengo cuerpo para más castigo, pero quien quiera probar, que pruebe.


jueves, 8 de octubre de 2015

La relación DD/lg



Gracias CharlieFPG!!!

Edición cortesía de Camilu.

Tomado de:https://mazmorra.net/forums/mommy-daddy-dom-d-s/dd-lg-preguntas-frecuentes

La relación DD/lg

¿Que es y que no es DD/lg?

DD/lg es un acrónimo para Daddy Dominant / little girl. Algo que se puede traducir aproximadamente como Papi Dominante / pequeña chica.

Es una variante de Dominación / sumisión donde el/la Dominante pasa a tomar un rol afectuoso y casi paterno o materno con el/la sumiso/a.

Entendido esto como cuidarlo/a, proveer apoyo moral y consejo, dar contención emocional. Ayudarlo a mejorar hábitos, u otros aspectos que se acuerden en cada dinámica que el/la sumiso/a requiere del Dominante para mantener la disciplina, la motivación o el incentivo.

Cómo lo resume thecglblog en su tumblr, una dinámica DD/lg se da entre dos adultos que dan su consenso e implica que el Dominante cuida de su sumiso, en conjunto con responsabilidades de una figura paternal o un guardián.

Esto no quiere decir o no implica que el/la Dominante tome el lugar del padre o que la relación sea incestuosa, o que tenga dicha connotación. A su vez, no implica que un elemento sea la diferencia de edad.

2) ¿El DD/lg forma parte del D/s?

De acuerdo con los autores del tumblr a-little-understanding, sí forma parte, aunque un Amo y su esclavo actúan de forma diferente a un Daddy y su little, es claro que el Daddy sigue teniendo el control en la relación.

Donde un Amo utilizaría las reglas para hacer valer su control sobre el esclavo (que no sucede en todos los casos), el Daddy hace cumplir reglas para mantener segura a su little y ayudarla a alcanzar sus metas.

Donde un Amo castigaría a su esclavo para corregirlo, y posiblemente lo disfrute, el Daddy utilizaría los castigos cuando la little no cumple con lo pactado, y aunque no necesariamente lo disfrute, sabe que es por el bien de su little.

Donde un Amo mantiene arrodillado a sus pies al esclavo, el Daddy puede dar más libertad de jugar a la little, pero siempre vigilando, controlando y asegurando que se comporte.

Donde un Amo podría preocuparse por su esclavo y hacer aftercare, el Daddy hace siempre aftercare y se encarga del bienestar de su little.

El Daddy es siempre dulce, pero puede ser severo y controlador cuando es necesario.

Un Daddy siempre va a estar a cargo.

N de T.: No implica que las relaciones Dominante/sumiso y Amo/esclavo no puedan tener las mismas connotaciones afectivas, y de cuidado. Muchas veces si las tienen. Los autores se sirven de comparaciones a modo de explicación.

3) ¿Hay un código definido o reglas que debemos seguir?

Los autores de diferentes blogs están de acuerdo que la relación es como cada pareja le de forma. De cualquier manera, agregan, entender los aspectos básicos de un estilo de vida de Dominación/sumisión sirve como base para la dinámica y nos permite saber cómo mejorar nuestro rol y el de nuestro compañero.

N de T.: Las lecturas periódicas y la educación constante suma mucho en este aspecto, sobre cómo relacionarnos mejor con el otro y cómo vivir la dinámica así como la deseamos vivir.

4) ¿Cómo funciona el aspecto sexual de la relación? Si no hay un aspecto sexual, entonces el ‘Daddy’ no es un ‘Dom’.

Los autores de a-little-understanding nos hacen saber que no todos los ‘littles’ participan de la actividad sexual, y muchas veces eligen no tener sexo. En tanto no es el punto de una relación DD/lg, al contrario, es poder expresar su niño interno en un ambiente protegido y seguro.

Debemos recordar que la relación DD/lg se da siempre entre dos adultos que dan su consenso,

El cometido de un Daddy no es la parte sexual, si no que su intención es la de cuidar y educar a su little. Aquel cuyo objetivo principal sea la actividad sexual con su little, no califica como un Daddy para los autores.

El Daddy establece reglas y las hace cumplir, la ayuda a desarrollar sus habilidades y mejorar sus hábitos, y corregir cuando la little no sigue lo pactado. Es vital comunicarse de manera asertiva y directa, para poder conocer a la little, y saber qué está preparada para afrontar y dispuesta a hacer.

5) ¿Cómo se diferencia del incesto?

Sencillo, ‘Papi’ o ‘Daddy’ no quiere decir Padre o Papá. Es un término afectuoso, no implica que una persona se refiera a otra como su padre. Ni está basada en ningún tipo de relación incestuosa.

La dinámica DD/lg se desarrolla entre dos adultos que consensuan tener este tipo de relación, no emparentados genéticamente de ninguna manera.

Ninguno de los autores, incluyéndome, del DD/lg válida no aprueba el incesto como práctica, en tanto es ilegal e inmoral.

6) ¿Es normal que un ‘Daddy’ tenga más de una ‘little’?

Cómo escriben los autores de a-little-understanding,los miembros de una relación DD/lg pueden decidir y arreglar, siempre que se comuniquen de manera abierta, asertiva y sincera; tener una relación poliamorosa o monógama.

En general, las littles requieren mucha atención, por lo cual dividir el tiempo y energía entre varias ‘littles’ puede impactar negativamente a la relación. Sobre todo cuando se trata de ‘littles’ muy apegadas.

Dentro del mismo contexto, no está mal tener una relación monógama, como no está mal el poliamor. Sin embargo, es importante que cada miembro de la dinámica sea sincero con el tipo de relación que desea y lo exprese para establecerlo desde el primer momento.

7) ¿Cómo se diferencia del AgePlay/Juegos de Edad?

La dinámica DD/lg puede incluir y tomar aspectos del AgePlay, pero no es el punto de la relación, escriben los autores.

El DD/lg es una relación de intercambio de poder, el AgePlay es un juego de roles. Las ‘littles’ pueden tener una parte de niño pero pueden no identificarse con una edad específica, o bien no necesariamente están en su aspecto de niño (llamado little space o ‘espacio de pequeño’) las 24 horas.

8) ¿El DD/lg excluye el Sadismo/masoquismo?

No, aun así los juegos de dolor no son el punto de la relación. El cuidar, guiar y proteger son parte de la relación. Un Daddy puede ser ‘severo’ o ‘firme’ si la dinámica así lo requiere; puede ser ‘Sádico’ si así fue consensuado por ambos adultos. A su vez, si ambas partes disfrutan de los azotes y las distintas prácticas de dolor, se pueden incluir en la dinámica sin que esta sea “menos DD/lg”.

9) ¿Puedo tener una dinámica de ‘PetPlay’ y ser una ‘little’?

Es muy común encontrar parejas practicando ambas cosas. Como se mencionó más arriba, cada tipo de dinámica puede dar ideas de prácticas distintas con el fin de sumar para el tipo de relación que ambos desean tener y para enriquecer el rol que cumplen.

10) ¿Puedo practicar bondage en mi relación DD/lg?

De la misma manera, la practica de bondage, que propone una asimetría donde uno ata al otro, no es descartada por el DD/lg y siempre que ambas parte de la pareja lo disfruten y lo consensuen, puede ser utilizado para enriquecer la relación.

11) Las ‘littles’ entonces, ¿tienen ‘daddy issues’ o abusaron de ellas de chicas?

Todos los individuos tienen temas propios que resolver. Es posible que una little venga de un hogar con padre o madre ausente. Puede que venga de un contexto familiar difícil, pero no implica que la preferencia por el DD/lg o cualquiera de las prácticas del BDSM sea consecuencia de experiencias amargas en el pasado.

Las preferencias sexuales abarcadas bajo el BDSM no son consecuencia de trastornos patológicos, ni la gente que lo practica tiene alguna condición más que cualquier otro individuo que podemos encontrar en el dia a dia.

N de T.: Mi experiencia me enseñó que el pasado de una persona no influye más o menos su capacidad para relacionarse, siempre que la persona sea consciente de lo que ella misma debe trabajar y esté haciendo todo lo que le corresponde para evolucionar y superarse.

‘Littles’ y ‘Babygirls’

12) ¿Qué es un/una ‘little’?

Una little o un little es un adulto, hombre o mujer, en pleno uso de facultades y capaz de valerse por sí mismo/a. Un little consensua llevar esta relación con otra persona de su elección porque que siente la necesidad de ceder el control para que les guíen y tener así alguien como referencia. que alguien les guíe, y puedan tener como referencia.

Es un individuo pleno que tiene una parte interna niño/niña que requiere expresarse en un ambiente seguro y donde puede sentirse aceptado/a como es.

Es alguien, también, que siente el deseo de complacer y servir a alguien que respeta y ama. Dar y retribuir por todo lo que esa otra persona le da y representa para sí.

13) ¿Qué no es una ‘little’?

No es un individuo adulto, hombre o mujer, con pretensión de ser mantenido/a por otro y que espera que su contraparte piense por ellos.

Estancados en sus dramas personales en un rol de víctima cómoda sin interés en mejorar o evolucionar. No es alguien que espera recibir todo sin dar nada a cambio.

14) ¿Soy mayor para ser una ‘little’?

De acuerdo con los autores del tumblr a-little-understanding, nunca se es mayor para ser un little o una little porque no guarda relación con la edad cronológica.

Siempre que exista esa parte de niño ansiando salir y expresarse, y tendencia a comportarse como un niño, es suficiente.

En definitiva, agregan, no es vestirse como niño o parecer más joven. Se trata sobre expresar lo que tenemos dentro.

15) Cómo ‘little’, ¿tengo que saber la edad de mi ‘little’?

No es necesario tener una edad o establecer una edad para la parte ‘little’ dado que la dinámica no está relacionada con la edad.

En tanto los que practica Ageplay sí pueden tener establecido una edad para sus roles, las littles y los littles no lo tienen definido, son littles sin distinción o rango de edad.

No se descarta que en algunos casos puedan tener definida una ‘edad’ conforme a cómo se sienten y cómo necesitan expresarse en determinado momento.

16) Cómo ‘little’, ¿debo llamar a mi Dominante ‘Daddy/Papi’?

No es obligatorio. Puedes referirte a tu contraparte con el título con el cual cada uno se sienta más cómodo.

Ser un Daddy o Mommy es mucho más que el nombre. Está definido por la dinámica que tienen con su little. Las expectativas, reglas, la asimetría del intercambio de poder. El asumir un rol de guardián (caregiver) o de guía.

Los títulos no deben limitarnos y en este caso sirven como referencia los artículos para diferenciar de las dinámicas Amo/esclavo o Dueño/mascota, y de tener una manera afectuosa de referirse al otro.

17) ¿Porque la gente elige ser ‘little’?

Hombres y mujeres eligen ser ‘littles’ porque esta en su personalidad. Como se mencionó más arriba, hay un aspecto de niño que desea expresarse, y anhelan contención y cuidado. Además de un ámbito seguro donde sentirse aceptados y expresarse tal como son.

18) ¿Cómo actúa un/a ‘little’ en su modo de ‘little’?

Cada ‘little’ tiene su propio modo de expresarse. Algunos actúan como malcriados y buscan la atención de su ‘Daddy’. Algunos estan llenos de energía y son juguetones. Otros son callados y tímidos.

Algunos actúan como chicos, otros como adolescentes.

En general todos los littles y las littles se sienten temerosos ante los extraños y son nerviosos, son apegados a su ‘Daddy’, y requieren el mismo apoyo y atención que un niño.

Es importante también saber tomar en serio las cosas que son importantes para el ‘little’ o la ‘little’. Y se pueden molestar con facilidad cuando su ‘Daddy’ no demuestra interés.

19) ¿Las ‘littles’ deben usar pañales, mamadera y chupete?

El uso de estos accesorios no es necesario en la dinámica DD/lg. Pertenecen al aspecto de Ageplay que cada little incorpora en su relación, en tanto pañales, chupetes son elementos de un rol.

Si bien, el hecho que muchas ‘littles’ también practiquen Ageplay, presta para confundir una dinámica con otra.

En sí, no es un problema que un ’little’ o una ’little’ incluya en su relación el Ageplay si esto le hace sentir seguro, pleno y suma para ambas partes.

20) Mi ‘little’ no es tan “joven” como las ‘littles’ de otros, ¿está eso bien?

Está muy bien.

Muchos ‘littles’ actúan de manera infantil, otros como preadolescentes e inclusive mayores que eso. Lo que importa es expresar lo que cada uno lleva dentro, desea expresar y ser uno mismo.

21) ¿En qué se diferencia una ‘little’ de una ‘babygirl’?

De acuerdo con los autores del tumblr a-little-understanding, el término ‘babyboy’ o ‘babygirl’ (traducido aproximadamente como Bebé o Beba) puede aplicarse a aquellas personas que desean vivir una dinámica de cuidado, educación y contención, pero no tienen un aspecto de ‘niño’.

En tanto que los ‘littles’ tienen el aspecto de niño que desea expresarse.

Para dichos autores, no es necesario tener un aspecto de niño para necesitar un ‘Daddy’.

‘DaddyDoms’

22) ¿Qué es y qué no es un ‘DaddyDom’?

Un ‘Daddy’ es un tipo de Dominante, al cual, en una relación de intercambio de poder asimétrico se consensua darle el poder de decidir y ordenar a su sumiso. El ‘Daddy’ es protector, nutre, ama, enseña, guía, contiene, ayuda, corrige y se preocupa por su little primero que todo.

Quiere lo mejor para su ‘little’ sumisa/o y la/o ayuda a alcanzar estos objetivos. Muchos Dominantes son ‘Daddies’ sin realmente adoptar el término.

En el contexto presentado por los autores, un ‘Daddy’ se identifica por cómo se preocupa y cuánto le importa el bienestar y evolución de su sumisa/o.

No es una persona que ordena y espera que su contraparte sumisa haga todo, sin dar de sí mismo. Que la contacta para sacarse las ganas y la deja a un lado hasta que vuelve a sentir ganas de ‘jugar’. No se preocupa por el aspecto sexual de la relación únicamente, ni asume el título para llamar la atención de las ‘littles’. Tampoco le interesan ‘littles’ porque gustan de vestir como adolescentes, o parezcan menores de lo que son.

23) ¿Existen las ‘MommyDommes’?

Existen, y son tan amorosas, protectoras, guardianas y les importan sus ‘littles’ tanto como a los ‘Daddies’.

Los roles no son exclusivos de un género y existen tanto ‘Mommies’ como ‘Daddies’, así como ‘littles’ hombres y mujeres.

24) ¿Cuál es la diferencia entre un ‘DaddyDom’ y un ‘Amo’?

Como se mencionó más arriba. El ‘Daddy’ se preocupa principalmente por el crecimiento de su ‘little’ y la cuida por sobre todas las cosas. Es protector, amante, guia, contención y referencia.

En contraste con el Amo que muchas veces ‘entrena’ a su esclavo para servirle de la manera que prefiere, por consenso de ambas partes, y porque estos disfrutan que su relación gire alrededor de este aspecto.

Igualmente, vale recordar que muchos Dominantes y Amos son ‘Daddies’ sin identificarse con el título, en tanto se preocupan y cuidan de sus esclavos/sumisos, y de su crecimiento.

25) ¿Cuál es la diferencia entre un ‘Sugar Daddy’ y un ‘DaddyDom’?

De acuerdo al diccionario de Oxford, un ‘Sugar Daddy’ es un hombre mayor que llena de regalos a una mujer menor que él para obtener a cambio su compañía y gratificación sexual.

En tanto existen recompensas y regalos que los ‘Daddies’ dan a sus ‘littles’, no es el eje de la relación el conservar el amor de una ‘little’ atiborrandola de cosas que le gustan. El ‘Daddy’ cuida, guía y protege a su ‘little’.

Por otro lado, existe la posibilidad de una dinámica que representa un “intercambio” de ese estilo, porque es lo que desean vivir o lo que suma para ellos.

26) ¿Qué edad deben tener los ‘DaddyDoms’? ¿Debo ser mayor que mi ‘little’?

El ‘Daddy’ puede tener cualquier edad, siempre que tenga la madurez suficiente para asumir la responsabilidad de cuidar a la/el ‘little’.

En muchos casos, el ‘Daddy’ es una persona mayor porque la madurez viene con la edad. Existen excepciones por supuesto y un hombre joven lo suficientemente maduro puede ser un ‘Daddy’.

Es un error creer que las ‘littles’ y ‘babygirls’ quieren estar con un ‘Daddy Dom’ porque son ‘hombres maduros’, no todas las ‘littles’ tienen este interés.

La diferencia de edad no es representativa si la relación es funcional y satisfactoria para ambos.

27) ¿Los ‘DaddyDoms’ son pedófilos?

La dinámica DD/lg se basa en el consenso de dos personas adultas que acuerdan llevar su relación bajo estos lineamientos.

No se trata de una diferencia de edad, aún cuando pueda existir, ni de tener un/a sumiso/a que vista de nene o parezca menor.

28) Si un ‘DaddyDom’ puede castigar a su ‘little’, ¿no es abuso?

No es así El Daddy puede usar el refuerzo negativo para corregir a su ‘little’. Existen sesiones de “castigo”, como en el spanking, donde se azota a la ‘little’ de manera erótica porque actuó mal para recibir esta ‘reprimenda’.

En todo momento ambos pueden usar la palabra de seguridad acordada, cuando en sesión uno de los dos se siente inseguro, incómodo o deseen detenerla.

29) ¿Por qué no debo decirle “hija” a mi ‘little’?

Porque puede dar una connotación de incesto, hija está asociado con un vínculo genético.

Una asociación es lo que todos los integrantes del DD/lg se esfuerzan por evitar.

En este tipo de relación ‘Daddy’ tiene un significado muy distinto al de Father/Dad (en contraste papi o papito a padre o papá).

Existen muchos nombres y apodos cariñosos, e inclusive humillantes si así se consensua, para poder llamar a un/a “little”.

Fuentes ::

http://a-little-understanding.webs.com/apps/faq/

http://thecglblog.tumblr.com/cglfaqs

http://layla-little-faq.tumblr.com/post/101081838353/frequently-asked-questions

http://daddyslittlelovespud.tumblr.com/post/76790888576/dd-lg-for-beginners

lunes, 5 de octubre de 2015

Definiciones Daddy / little girl ( DD/lg)


Gracias CharlieFPG!!!

Tomado de:
​https://mazmorra.net/forums/mommy-daddy-dom-d-s/algunas-definiciones


Qué es?

DD/lg, Daddy Dom / little girl es una variante de Dominación / sumisión donde el/la Dominante pasa a tomar un rol afectuoso y casi paterno o materno con el/la sumiso/a.

Entendido esto como cuidarlo/a, proveer apoyo moral y consejo, dar contención emocional. Ayudarlo a mejorar hábitos, u otros aspectos que se acuerden en cada dinámica que el/la sumiso/a requiere del Dominante para mantener la disciplina, la motivación o el incentivo.

Siendo más afectuoso, se habitúa a utilizar refuerzo positivo (recompensas) antes que el negativo (castigos), sin embargo el castigo se utiliza igualmente cuando es necesario.

¿Qué no es?

Esto no quiere decir o no implica que el/la Dominante tome el lugar del padre o que la relación sea incestuosa o que tenga esa connotación.

A su vez, no implica un elemento de diferencia de edad. Hay variados casos donde la diferencia de edad entre los miembros de la dinámica es bastante baja para considerarla o que el/la sumiso/a es mayor que el/la Dominante.

La Dinámica

Per se, cada pareja crea una dinámica acorde, e incluye sadismo/masoquismo, juego de edades, y roles conforme a lo que le sirve, le calienta o como lo necesita.

Con lo cual, se adopta los aspectos que sirven para cada pareja y todos se engloban dentro de esta definición DD/lg

Otras variantes.

Existen variantes según el género y rol elegido por cada una de las partes, Dominante maternal/sumiso, Dominante paternal/sumiso, Dominante maternal/sumisa, la mayor parte del material que conozco y he encontrado en internet

A) Se encuentra en ingles

B) Típicamente habla de Dominante paternal/sumisa

Aunque

C) No es excluyente para estos géneros, o este idioma

Experiencias.

En los pocos casos en los cuales he tenido el chance de practicar esta dinámica, ha sido contención.

Masajes, bañarla, pintar uñas, peinarla, vestirla. Comprar suministros que hagan falta. Pasarla a buscar/dejarla en un sitio, acompañarla al médico, dar consejo sobre cómo afrontar determinados aspectos personales...

En el último caso ha constado en ayudar a romper un hábito nocivo a cambio de recompensas, leerle relatos o capitulos de libros y recitar poemas, abrazar después que tuviera pesadillas, hacerle seguimiento con cuestiones de la facultad y estudios médicos.

A cambio tengo derecho a decidir sobre permisos de orgasmo, masturbación, salidas o juntadas relativas al BDSM y otros aspectos que vienen cuando alguien se entrega en sumisión.

martes, 29 de septiembre de 2015

Las negociaciones nunca terminan dentro de una relación D/s

El dialogo es el mejor elemento que tiene una relación (de la índole que sea) para que no queden cosas libradas al azar, a medias tintas o sin expresar. 
A veces hablar no es sencillo, pero si necesario, más en el tipo de relaciones que tenemos donde es necesario que las cosas sean prístinas. Con respeto, de forma madura y sin olvidar a quien nos estamos dirigiendo debemos expresar nuestros sentimientos, necesidades o expectativas con franqueza. 
En este texto nos brindan pautas para poder plantear nuestras necesidades a nuestros Am@s. Esta escrito por una sumisa y cuenta su experiencia con su Amo.




Existe la muy mala idea por ahí que el Dominante es quien decide todo y lo sumisos simplemente lo aceptan. Una vez que entras en una relación, después de las negociaciones iniciales, se espera que te arrodilles, sirvas, y esperes a lo que sea que el Dominante decida hacer con o para ti. Tú haces lo que te dice y mantienes tu boca cerrada.

¡​Error!

Los nuevos (o malos) Dominantes son los únicos que caen dentro de esta forma de pensar. Los sumisos también lo hacen.
Es hora de volver a examinar lo que crees que sabes.

Las negociaciones nunca terminan dentro de una relación D/s

Con suerte, antes de ser la pequeñas "s" con tu pareja, la gran "D", hablaron mucho. Lo que gusta, lo que no les gusta, lo que van a hacer, lo que no van a hacer, lo que quieren, y lo que necesitan los dos.
Si piensas que esas primeras conversaciones ya tuvieron toda su extensión, te equivocas. La gente cambia todo el tiempo. Sus gustos y deseos cambian. La vida pasa. Los niños pasan. Se pierden empleos. Los familiares se enferman. Todo eso tiene un efecto sobre tu vida y tu relación.
No pienses que estás atascado con la normativa, estructura, protocolo, o incluso con la diversión kinky con la que empezaron. Cuanto más tiempo estés en una relación, más aprenden el uno del otro. Por supuesto, tendrán que ajustarse y cambiar. No tengas miedo de hablar cuando lo necesites o quieras algo diferente. Uno nunca deja de negociar en una relación D/s.

Cómo abrir las líneas de comunicación

La comunicación es importante en todas las relaciones, sean D/s o vainilla. Tu sabes, o descubres rápidamente, que da miedo abrirse más de lo que ya lo haces. Peor aún, es posible que tengas miedo al rechazo, incluso de tu propio Dominante. Para ti tengo algunos consejos con el fin de abrir el diálogo y lograr una conversación. (Esto funciona cuando es necesario renegociar o hacer frente a un problema.)

1) Deja que tu Dominante sepa que tienes algo en mente y ​que ​quieres hablar cuando sea conveniente para ambos.
2) Observa su estado de ánimo. Si ha tenido un mal día en el trabajo o esta enfermo, tal vez no sea el momento adecuado para una conversación profunda.
3) Habla con respeto, de acuerdo con sus protocolos y normas vigentes.
4) Comienza​ ​con lo que esta bien​. Lo que ha funcionado recientemente, lo que ha sido maravilloso, lo que te gusta más.
5) Muev​e la conversación, suavemente, hacia lo que necesitas. No hagas demandas. Eres el sumiso, ¿recuerdas?
6) Explica tu pensamiento. ¿Por qué quieres lo que quieres (o necesitas), y cómo crees que va a beneficiarlos a ti, a tu Dominante, o ambos? (Tiendo a preparar mentalmente mi ​charla mucho antes de que suceda, incluso ensayo lo que quiero decir, así que estoy preparada cuando llega el momento.)
7) Si se trata de un concepto completamente nuevo: entrenamiento, protocolo, rituales, o incluso sexo kinky con tu pareja, trata de  tener​ a mano​ toda la información o recursos disponibles. Sitios web, libros y publicaciones en blogs son todas buenas opciones. ¿Dónde aprendiste eso? ​Muéstraselo.
8) Entiende que ​quizás no obten​gas una respuesta inmediata. Tu ya has tenido el tiempo para pensar en todo eso. Tu Dominante puede necesitar tiempo, también.
9) Se​ claro si se trata de mover un límite duro. Por ejemplo: si desea​s​ moverte a una relación 24/7 pero no deseas usar títulos frente a tus hijos o tus padres. Asegúrate de ser claro.
10) Tienes que estar dispuesto a acatar la decisión final de tu Dominante. No hay garantía de que tu Dominante te de lo que quieres. Lo que estás pidiendo puede caer en sus límites duros o puede ser más responsabilidad de la que ​desea en este momento. ¿​P​uede​s​ vivir con eso?

¡​La vida​ es un ejemplo concreto!

Durante varios años, he luchado con mi peso. Yo sé lo que tengo que hacer: comer mejor, hacer más ejercicio, pero no siempre tengo la disciplina para ello. Los Dunkin Donuts y Starbucks son mi
​​criptonita personal.
​El año pasado​ le pedí a Sir Southern su ayuda. ​Hablamos de mis metas y qué estrategias trabajaría. Por diferentes razones, enfermedades en nuestras familias, estrés en el trabajo y otras cuestiones, no me he sentido capaz de asumir la responsabilidad de manejar mi condición física y un plan dietario.
Ahora que la vida se ha calmado, he vuelto a eso. Lo que hicimos la primera vez que traje a colación el tema no fue una negociación cerrada, ahora simplemente continuamos la conversación de hace unos meses. Le he explicado mi nuevo plan: la adición de entrenamiento fuerte y comer más proteínas (y menos azúcar). Discutí los detalles con él y le mostré mis recursos para explicar mi pensamiento. Añadió su opinión basada en lo que él sabe. Me he comprometido a un plan, y él va a supervisar​​, junto conmigo, mi progreso.
¿Es exactamente lo que quería cuando me acerqué hace un año? No. Yo quería que él ​me vigilara como un halcón. Eso no funcionaba para él, y yo respeto sus necesidades, así como él entiende y respeta las mías. Con el tiempo, hemos desarrollado un compromiso que parece ​f​unciona​r​ para ambos. Nada de esto hubiera pasado si yo no hubiera estado dispuesta a hablar de lo que necesitaba.

No siempre vas a conseguir exactamente lo que quieres. Y probablemente no deberías (recuerda que él está a cargo, después de todo.) Pero no debes tener miedo de hablar de tus necesidades con tu Dominante. Del mismo modo que él debe estar dispuesto a hablar sobre sus necesidades contigo. 

Esperemos que estos pasos te ayuden si estás intentando iniciar una charla.

Si estás en una relación en la que te han dicho que no estas autorizado a renegociar o plantear inquietudes, estás en una situación peligrosa. Siempre debe haber un momento en que puedas comunicarte con tu pareja.​

lunes, 21 de septiembre de 2015

Examinando los mitos y verdades del poliamor


Vivimos en una sociedad donde las parejas monogámicas son la norma. Nos enseñan a desear y a buscar a una persona – es decir, a nuestra “alma gemela”, la persona que nos va a hacer enteras y felices. Y supuestamente, cuando encontremos a tal persona, no necesitaremos sentir deseo por otras.

Este tipo de pensamiento es lo que Dean Spade llama de “mito del romance” – el romance monogámico heterosexual que todas las mujeres normales deberíamos desear.

La consecuencia de haber sido socializadas en una cultura que nos enseña que la monogamia es correcta y natural es que frecuentemente la monogamia no es una elección consciente por parte de las personas, sino un patrón a adoptar.

Pero de la misma manera que la gente viene desafiando la heteronormatividad estructural y cultural, un número cada vez más grande de personas está cuestionando la monogamia como natural y explorando abrir sus relaciones al poliamor.

Generalmente descrito como “no-monogamia responsable y consensuada”, el poliamor puede caracterizar a cualquiera que participe de una relación íntima con múltiples personas de una manera que sea consensuada y comunicativa entre todas las relaciones (o sea, traicionar a una pareja no cuenta como poliamor!)

Estas definiciones son amplias y las relaciones poliamorosas pueden venir en distintas formas y tamaños.

Algunas personas tienen una pareja primaria mientras participan de otros relaciones (sexuales, románticas o de cualquier otro tipo). Otras pueden participar de múltiples relaciones conservando equidad entre ellas. Las maneras de relacionarse son infinitas – y también los mitos que las rodean.

Mito #1: Si estás con la pareja correcta, sólo necesitás una persona.

Este mito puede sonar mucho como “Las relaciones poliamorosas no son relaciones reales.”

Las películas, la música, nuestros padres, amigos y las leyes de matrimonio nos enseñan en qué tipo de relación deberíamos estar, y cómo debería ser esa “relación real”: monogámica y compuesta por dos personas (usualmente heterosexuales).

La idea es que cuando encuentres a esa persona perfecta, ella va a satisfacer todas tus necesidades y  por lo tanto no desearás a nadie más.

“Así es como se ve el amor verdadero”, dirán. “Si tus deseos no encajan con este ideal, entonces tenés un problema.”

¿Pero realmente hay algo malo con no encontrarse totalmente satisfecho por una sola pareja? ¿Es posible que todas nuestras necesidades físicas y emocionales sean realizadas por una persona? ¿Es justo esperar todo esto de una persona?

Poner estas expectativas irracionalmente altas en una persona puede llevar a una relación a su fin. Cuando sentimos que carecemos algo, lo probable es que encaremos una búsqueda de otra persona que pueda satisfacer todas nuestras expectativas y deseos, sólo para encontrarnos en una situación parecida otra vez. Ganamos algo pero perdimos algo también.

Y mientras varias personas creen que crear una red de apoyo que incluye familia y amigos es lo suficiente para aliviar esta presión, otras han encontrado alivio de esta expectativa en el poliamor. El poliamor no sólo te quita la espectativa de tener que encontrar todo en una sola persona, sino que también te alivia de la presión de tener que ser todo lo que tu pareja necesita.

No podés ser todo para una persona, y eso está bien. No deberías serlo.

Me di cuenta que cuando esa presión de tener que ser “todo” se va me siento con más espacio para ser yo misma.

Mito #2: Poliamor significa que amas menos a tu/tus pareja/s

Muchas personas poliamorosas se encuentran contínuamente combatiendo el mito cultural de que los sentimientos sexuales y/o románticos por más de una persona significa que no amas a tu pareja. Esta suposición le costó mucha felicidad a muchas personas.

Seguramente ya estuviste en ese lugar: Te sentís atraída por alguien más, y tu pareja ya se dio cuenta: lo primero que piensa en que ya no la amás. Pero casi siempre no tiene nada que ver con tu pareja o tus sentimientos por él o ella.

Estar enamorada de alguien no significa que seas incapaz de amar – o al menos de sentirte atraída – a alguien más.

Nuestra cultura monógama vive la suposición de que cuando se trata de amor romántico, hay escasez de amor – o sea que no hay suficiente amor para más de uno.

Y aún así, fíjense como no aplicamos esto a la familia o amigos – porque simplemente no es cierto.

En tal caso hay abundancia de amor, e incluso se puede multiplicar. A veces, mientras más gente ames, y que te amen, más amor tenés para otros en tu vida.

Mito #3: El Poliamor es para personas que “quieren tener sexo con todos” y evitar intimidad y compromiso.

La personas poliamorosas son codiciosas y egoístas, he escuchado decir. Quieren tener cantidades interminables de sexo evitando la intimidad.

Aunque esto pueda ser verdad para algunas personas (poli y monógamas), las poliamorosas tienden a tener relaciones muy íntimas y comprometidas.

El Poliamor requiere mucha confianza.

Confianza de que tu/tus pareja/s te comunicarán y compartirán con vos lo que esté pasando con sus otras relaciones. Confianza en que tu pareja será considerada y respetuosa de tus sentimientos y necesidades.

El Poliamor también se basa en poner límites claros.

Decir que tu pareja es poliamorosa no significa que tengas que estar de acuerdo con todo lo la otra persona quiera hacer. Vos ponés los límites – con lo que estás de acuerdo y con lo que no.

Negociar cómo querés que se vea tu pareja y cuáles son tus necesidades es una parte importante de ser poli, y puede servir para afianzar el lazo existente con una pareja.

Escandalizarse por la promiscuidad es una parte desafortunadamente bastante común en el rechazo cultural que sufren los poliamorosos.

La idea de que solo deberías estar (y querer estar) sexualmente con una persona ha llevado a sentir mucha vergüenza y tristeza alrededor de nuestros sentimientos.

Ser una persona poliamorosa significa a veces ser sexualmente activa con múltiples personas, pero cuando lo es, idealmente sucede de una forma en que se valora la comunicación y el consentimiento de los deseos emocionales y sexuales, mientras también se respetan los límites.

Mito #4: El poliamor es para personas que no sienten celos.

La personas en relaciones poliamorosas experimentan los celos, a veces muy seguido – pero en vez de evitar los sentimientos de celos, las poli (como todas las personas en relaciones sanas) se enfrentan a los celos de frente.

Es importante reconocer que ¡está bien sentir celos! No hay nada vergonzoso al respecto. Es sólo un sentimiento.

Lo que es importante es lo que hacés con ese sentimiento, y como lo llegás a entender y a lidiar con él.

Estas son estrategias para sobrevivir e incluso trabajar para deshacerse de los celos. Puede aplicarse a otras áreas de nuestras vidas.

De esta forma, confrontar nuestros celos puede servir para hacernos personas más fuertes, fortalecer nuestras bases, nuestra seguridad interna, y nuestras relaciones también.

Mito #5: El poliamor es para gente liberal.

Mientras que hay muchos prejuicios en contra de las personas poliamorosas, también puede haber una romantización de ellas, viendo al poliamor como la verdadera forma de vivir.

La verdad es que, las personas poli no son perfectas. Las personas se lastiman en el poliamor tanto como lo hacen en la monogamia. Las relaciones poli pueden terminarse de la misma forma que cualquier otra.

El poliamor viene con sus propios desafíos, requiere un proceso de “desaprender” y desafiar nuestros condicionamientos culturales sobre el amor y las relaciones.

Verdades

Verdad #1: Ya sos una persona completa.

Con demasiada frecuencia, el entendimiento cultural alrededor de la monogamia se basa en la suposición de que no sos lo suficiente, que necesitás otra persona, tu “otra mitad”, para completarte.

Pero hace falta buscar a nadie para q con quien puedas llenarte, transformandote en una unidad absoluta de dos personas, cerrada y vuelta hacia sí misma.

Ya sos una persona completa.

Entrar en el poliamor requiere ver a sí misma como una persona ya entera, orientada hacia afuera y abierta.

Verdad #2: Apreciando todas tus relaciones.

¿Con cuánta frecuencia te viste perdiendo contacto con tus amigos cuando empezaste a salir con alguien?

O tal vez lo notaste en tus amistades – cuando empiezan a salir con alguien, muy pronto dejas de verlas, o cuando las ves, siempre traen sus parejas.

Somos enseñadas a priorizar nuestros relacionamientos románticos frente a todos los otros relacionamientos. Y la tendencia es que haya una distinción estricta entre los dos.

A veces la monogamia puede encerrar a las personas debido al modo cómo se definen los parámetros de todas las otras relaciones – las relaciones que no son románticas son señaladas como algo de  “menor jerarquía”.

En el poliamor, la distinción de una nueva relación puede ser difusa y menos definida, permitiendo más espacio para cultivar nuevas amistades.

Otra manera en la cual el poliamor nos abre para valorizar todas nuestras relaciones es a través del cambio en el modo que vemos el tiempo.

En la monogamia, porque el sexo es compartido con apenas una persona, nuestra tendencia es utilizar el sexo como símbolo de valor : “tengo sexo con vos, entonces te amo”. Es la gran diferencia entre una relación y el resto.

Pero en el poliamor, por el hecho de que podés tener relaciones sexuales con varias personas, podés resevar tu sexualidad para una persona, pero pasar más tiempo con otras.

El tiempo es otra posible forma de demostrar valor en una relación.

El tiempo es un elemento necesario en todas las relaciones, y porque personas poli pueden tener un sentido distinto de cómo distribuir su tiempo, con frecuencia ellas reconocen que necesitan compartir valor y afecto tanto con amigos como con amantes.

Verdad #3: Las otras personas no son tus competidoras.

Cuando vemos al amor como algo escaso, es lógico que veamos a las personas que están por fuera de nuestra relación como potenciales competidores. Con frecuencia tales personas son del mismo género que nosotras.

Particularmente las mujeres somos condicionadas por nuestra cultura a ver a las otras mujeres como nuestras competidoras.

Pero no tenemos que ver a las otras personas de esa manera.

En el poliamor, idealmente hay una ruptura con ese modo de pensar que puede ser también muy liberadora.

Puede ser difícil hacerlo, especialmente al principio, pero cuando trabajás para humanizar a las personas por quien tu pareja se interesa, vendo a ellas como tus aliados más que como tus rivales, te vas liberando de tener que ser territorial y podés llegar a ver a todas las personas alrededor tuyo bajo una luz distinta.

Ver a las personas del mismo género como enemigos potenciales es políticamente dañino.

Además, la competencia entre mujeres, estimulada por nuestros condicionamientos culturales patriarcales, es algo increíblemente nocivo a nuestra lucha por igualdad de género.

Cuando trabajamos para libertar a nosotras y a aquellas alrededor nuestro de ver a las otras mujeres como competidoras, trabajamos para fortalecer el movimiento feminista.

Verdad #4: Tenés el derecho a elegir.

Nadie debería sentirse empujado al poliamor por una pareja o por las personas en su entorno - esta elección debe ser siempre completamente tuya.

Desafortunadamente, no es usual que tengamos modelos en nuestras vidas para construir relaciones poliamorosas abiertas y con confianza, entonces puede llevar tiempo y laburo para descubrir cómo querés que se vea tu relación.

Cada día más personas están juntándose para apoyar a otras personas poli, entonces buscá en tu zona por encuentros de grupos poli. O empezá el tuyo!

Checkeá fuentes online sobre poliamor, y y buscá por el increíble libro de Dossie Easton y Janet Hardy, Ética promiscua.

Por último, las cuestiones para preguntar a vos misma son las siguientes: ¿Qué realmente querés de una relación? ¿Qué valorás en tus conexiones con otras personas? ¿Qué tipo de relacionamiento permitirás que se desarrolle?

Lo que necesitás y querés puede cambiar con tiempo, contexto y experiencias.

Lo que es importante es que te sientas abierta a nuevas experiencias, que seas capaz de crecer con las otras personas y adentro tuyo, y que te sientas fortalecida para explorar.

Traducción: Navimuse, Valentina Suárez Salvia, Larissa S., Juan Pablo D’Orto

sábado, 19 de septiembre de 2015

Cómo detectar el comportamiento manipulador


La palabra “manipulación” se refiere a aquellos intentos de influenciar de manera indirecta la conducta o las acciones de otra persona. Como somos seres humanos, a menudo nuestras emociones nublan nuestro juicio, lo cual dificulta ver la realidad detrás de intenciones ocultas o los motivos que explican diferentes comportamientos. La astucia y el control ligados a la manipulación a veces son tan sutiles que pueden fácilmente ser ignorados o enterrados bajo sentimientos de obligación, afecto o hábito. En este artículo, vas a aprender algunas maneras de detectar el comportamiento manipulador a tu alrededor, para resolverlo en lugar de atacarlo.

PASOS

1. Conocé las características de una personalidad manipuladora. No suelen ser tan obvias, porque los manipuladores silenciosamente juegan a construir una serie de obligaciones hacia ellos, que culminan en hacerte sentir culpable a vos, presionándote y forzándote a hacer cosas “por su bien”. Quizás todavía te estés preguntando cómo llegaste a este punto. Algunas de las características de una personalidad manipuladora son:

  • Ponerse en el papel de mártir. Este tipo de persona se comporta como si estuviera siendo considerado con los demás, pero en realidad confunde la consideración con la necesidad de ser importante para vos. Al martirizarse, hacen cosas que nadie les pidió ni quieren que hagan, pero en el proceso, te atan a ellos. Al “hacerte un favor”, esperan que se lo devuelvas con creces. También pueden quejarse constantemente sobre todo lo que hacen por vos y preguntarse en voz alta cuándo vas a hacer algo por ellos…
  • Personalidades extremadamente dependientes y necesitadas. La gente que no se siente cómoda consigo misma, o que le cuesta ser asertiva con sus opiniones e ideas suele esconderse detrás de conductas manipuladoras para que parezca que estás haciendo las cosas como vos querés hacerlas, a pesar de que todo fue armado para que respondas directamente a sus necesidades.
  • Narcisistas. Este es el arquetipo del manipulador, y es muy difícil lidiar con él.
  • Vos mismo. En verdad, en algún momento, todos tuvimos alguna conducta manipuladora. Sin embargo, para la mayoría estas acciones son excepcionales u ocasionales y no una forma de vivir e interactuar con los demás.

2. La mejor manera de determinar si una persona es manipuladora es observar sus acciones. Sé amable y cortés, y decile gracias por comunicarte su necesidad de que hagas las cosas de esa manera. Su reacción te ayudará a saber la verdad, ya que las acciones hablan más que las palabras.

3. Las personas manipuladoras guiarán a otros a hacer las cosas de determinada manera, diciendo que lo hecho es para el bien de todos los involucrados. Pero en realidad, ellas no quieren cambiar y quieren quedarse en su zona de confort. Entonces, te contarán historias sobre cómo las acciones de alguien generaron problemas para los demás. Tal vez te asusten contándote finales trágicos como si esa persona hubiera sido rechazada por todos. No caigas presa de sus historias. Sólo hacé lo que creas que es correcto y esencial. Obviamente también considerando la comodidad de las demás personas. Pero no sacrifiques tus derechos.

4. Tené en cuenta las posibles formas en que las personas pueden manipularse entre ellas. Hay algunos comportamientos clave que pueden desencadenarse en manipulación, y es útil conocer cómo detectarlos antes de tropezar con ellos. Los comportamientos están expuestos brevemente aquí, y los siguientes puntos proveen más detalles sobre ellos además de sugerencias para responder a ellos sanamente:

  • Echar la culpa. Este comportamiento manipulador busca hacerte sentir culpable y se enfoca en hacerte sentir responsable de cosas que “deberías” hacer en lugar de defender tus propios valores.
  • La suposición. Esta táctica manipuladora busca transformar tu comportamiento en la forma en la que se percibe por el espectador, sin importar si su interpretación es correcta o no. Eventualmente, esto termina llevando a que te sientas culpable porque no importa lo que digas, tu refutación se toma como prueba de la suposición.
  • Él dijo, ella dijo. Esta maniobra manipuladora es pseudo-psicología en acción. El comportamiento manipulador asume el acto de decirte que lo que alguien más dijo fue lo correcto. Es una forma útil de apartar las responsabilidades de él mismo mientras te las cargan todas a vos.
  • La declaración reconfortante. Esta maniobra manipuladora se trata de causar una discusión. De esa forma, la persona provocadora terminará haciéndote sentir terrible por algo que no hiciste o dijiste por lo que te sentirás culpable de todas formas y obtendrán una gran porción de compasión con la que te manipularán una y otra vez
  • Auto-compasión: “Pero soy tan débil/poco amada/victimizada, etc.” A veces, todos tenemos momentos en los que realmente necesitamos un poco de cuidados tiernos, pero las personas manipuladoras a largo plazo pueden tomar el hábito de ser víctimas o necesitar atención especial constantemente.

5. Restringir el sentimiento de la culpa. Hacer sentirse culpable al otro está arriba en la lista de herramientas de manipulación. Si podés hacer que alguien más sienta culpa, estás a salvo. El problema es que las personas se agotan después de que las hacen sufrir el juego de la culpa repetidas veces y la persona manipuladora que cree que le está yendo bien con esto se arriesga a perder el respeto, los amigos, y a ser distanciada por aquellos que no pueden “perderse” como la familia y los compañeros de trabajo. Una de las claves a tener en cuenta para escapar de la atadura del juego de la culpa es que cuanto antes lo cortes, mejor, y que es su juego, no tuyo. Acá hay algunas formas de abordarlo:

  • Reconocelo. Los intentos de culpar a alguien generalmente son precedidos por frases como “Si yo realmente te importara, vos…”, o “Si fueses más responsable, vos…”, o “Si fueses más comprensivo, vos…”. En cada caso, se pueden sustituir las palabras que se agregarán luego  con  “harías lo que yo quiero”. Otra manera de inducir a la culpa es decirte lo que no harías, por ejemplo: “¡Sé que probablemente escuché mal! ¡Después de todo, vos no haría eso sin antes decírmelo a mí!”. En esa pequeña frase, te acaban de indicar que las expectativas que se esperan de vos son que tengas que referirte a esta persona antes de tomar cualquier tipo de decisión.
  • Dale vuelta la situación a quien intenta hacerte sentir culpable. Tomá una actitud retributiva con quien te quiere hacer sentir culpable y no dejes que su interpretación de tu comportamiento determine la situación. En este caso, podés darle una gota de su propia medicina para que entiendan cómo se siente que te hagan sentir culpable. Este enfoque implica tomar lo que el manipulador dijo y explicarle cómo no te está respetando, apreciando, cuidando, etc tu comportamiento hacia él, y en el proceso, te deshacés de la necesidad de cumplir con las obligaciones que está tratando de imponerte. Por ejemplo:

A: “No te importa lo duro que trabajé por vos.”

Vos: “Claro que sí me importa lo duro que trabajaste por mí. Lo dije varias veces. Pero me parece que a vos no te importa lo mucho que yo me preocupo o me esfuerzo.”

A: “¡Eso no es verdad! ¡Sí que lo aprecio!”

Vos: “Sí, de igual manera yo valoro lo duro que vos trabajas.”

  • Reducí su poder sobre vos. Cuando un manipulador trata de hacerte sentir culpable sugiriendo que él no importa, no caigas en esa trampa. En cambio, retruca con una respuesta que quiebre su control de manera instantánea. Por ejemplo:

A: “Está bien, andá a ese viaje de camping con tus amigos mientras yo me quedo en casa haciendo todo el trabajo y cuidando a los perros. Ni te preocupes por mí.”

Vos: “¡Genial! Me alegra de que te alegre cuidar a los perros mientras estoy de viaje. ¡Gracias!”

6. Desplazá la conjetura por fuera de tu persona. Una de las cosas que es tan irritante sobre que otra persona te diga qué es lo que vos estás pensando o haciendo, es que no te están tomando en serio o tratándote totalmente como una persona. En cambio, están tratando de imponerte cómo quisieran que te comportes y eso se manifiesta en cómo desean que actúes para su beneficio. Las conjeturas pueden ser difíciles de detectar pero es esencial que lo hagas para poder desviarlas de forma rápida y efectiva. Algunos ejemplos incluyen declaraciones del tipo “supongo” “creo” “me parece” “adivino” “deseo”, etc: “Supongo que vas a dejarme sola otra vez” o “Desearía que entiendas cuán difícil es para mí, después de todo lo que hice por vos, que no quieras pasar más tiempo conmigo en cada Navidad.” El problema con la conjetura es que no hay una pregunta; a un manipulador no le gusta hacer preguntas porque le provoca un sentimiento de pérdida de control. En una relación saludable, las preguntas apuntarían a qué estás haciendo y la conversación procedería desde este entendimiento; un manipulador preferiría presumir qué es lo que estás haciendo porque ello le permite tener el control del “vos” que él describió en vez del “vos” a quien debería escuchar. Cortá con las suposiciones sobre tus acciones, ignorando la implicación manipulativa negativa y hacé que el manipulador vuelva a la realidad, recalcando tu validez en relación con lo que estás haciendo. Por ejemplo:

A: “Desearía que entiendas cuán difícil es para mí, después de todo lo que hice por vos, que no quieras pasar más tiempo conmigo en cada Navidad.”

Vos: “De hecho, paso tanto tiempo con vos como con los padres de Kate, y como vos y papá solían hacer, estoy felizmente dividiendo mi tiempo de forma equitativa con ambas familias.”

A: “Supongo que me vas a dejar sola otra vez.”

Vos: “No te estoy dejando sola, tenés tu película favorita esta noche, el perro está con vos pidiéndote atención, y voy a volver el martes, como de costumbre.”

A: “Si tenés cosas más importantes que hacer, entonces no gastes tiempo en visitarme.”

Vos: “Me alegra que entiendas que complicadas están las cosas para mí ahora. Es muy caro viajar en esta época y voy a poder pasar más tiempo con vos cuando vaya a visitarte el próximo mayo.”

7. Apartate de los juegos mentales en los cuales el manipulador interpreta lo que otras personas dicen o hacen. El uso de un tercero como “autoridad” es inconscientemente descontrolado en gran parte del día a día porque nos gusta diferir hacia estas generalizaciones como manera de sustentar nuestras propias preferencias, frecuentemente difusas e inexploradas. Si bien la mayoría de nosotros sabemos que se trata de un mal hábito, en las manos de un manipulador, se convierte en un arma. Cuando un manipulador recurre a citar lo que tu tía Maya, el primo Jorge, o la querida Cata de al lado harían o dirían, prestá atención. Esta táctica es usada para tratar de comparar la percibida falta en tu respuesta, con la manera en la cual otras personas aparentemente se comportarían más apropiadamente que vos. (O sea: ellos harían las cosas para beneficio del manipulador, mientras que vos te estás absteniendo de hacerlo.)

Si bien mucho de esto tiene que ver con que el manipulador fantasea que el pasto siempre crece más verde en el patio del vecino, se trata más bien de una herramienta que lo habilita a renunciar a su responsabilidad por haber dicho lo que dijo.

A: “María  dice que sería mejor si no me dejaras solo todo el tiempo. Dice que es dañino para mí”

Vos: “No me di cuenta de que María sea psicóloga. Tengo que hablarle sobre la posibilidad de que ella pase más tiempo con vos.”

A: “Todos piensan que no sos amable conmigo cuando te rehusás a comprarme otro anillo de diamantes.”

Vos: “¿Todos? ¡Debería conocer a esta gente tan pudiente! Me encantaría comprarte otro anillo pero me alegra que ya tengas uno hermoso para mantenerte ocupada hasta que nuestro presupuesto alcance para compras más grandes.”

8. Evita la confrontación y la manipulación en disputa. Determiná si alguien está deliberadamente usando un artilugio o juego para traer a colación una disputa o conflicto. Esto frecuentemente sucede entre amigos o en relaciones, cuando un miembro desea tener influencia o intentar controlar al otro. Las declaraciones confrontativas están diseñadas para causarte malestar y para provocar una discusión. Por ejemplo, “¡¿Cómo se te ocurre dejarme solo esta noche?!” o “Pensé que habíamos acordado que esta sería la mejor solución. Y ahora deliberadamente estás haciendo algo completamente diferente.” O “¿Por qué siempre tenés que hacer todo a tu manera? ¿Y yo, qué?” Hasta puede ser mencionado a modo de broma pero con la intención de burlarse o arruinar tus expectativas. En vez de tomar parte en la discusión con el manipulador, simplemente aprende a decir “No” y a señalar hechos claros. Por ejemplo:

  • Mantené la calma, sé racional y agradable cuando digas que no. No trates de sacar ventaja haciendo muecas o contestando la agresión. También es importante que tu respuesta sea simple y amigable.
  • Usá tu lenguaje corporal para corroborar lo que decís. Negá con la cabeza y pone tu cara de “no”.
  • Sé cortés. Cuando un manipulador te pide algo, intenta responder “Me encantaría pero estoy muy ocupado en los meses que vienen, perdón.” o “Gracias por pedírmelo, pero no.”

9. Hacete a un lado de la autocompasión. El manipulador que interpreta que todo es injusto y se cae a pedazos está tratando de ganarse tu simpatía para usarla para profundizar en sus necesidades. En este caso, el manipulador va a partir desde un lugar de indefensión y va a buscar tu ayuda financiera, emocional o de cualquier otro tipo. Tené cuidado con las actitudes o comentarios del tipo “Sos lo único que tengo”, “No tengo a nadie más con quién hablar”, etc. Cuando lidias con una escena de autocompasión, sé comprensivo pero precavido porque no querrías que se transforme en  una obligación como consecuencia. Algunas maneras de responder al manipulador incluyen:

A: “Sos todo lo que tengo.”

Vos: “¡Ay, me halagás de nuevo, pero los dos sabemos que eso no es verdad! Te ves con Betty los domingos, con Muriel los jueves, y vas al bowling el sábado. Y cuando te traté de llamar el miércoles pasado, estabas jugando cartas con los vecinos.”

A: “No tengo a nadie más con quién hablar.”

Vos: “¿Te acordas, ayer, cuando Graciela vino para hablar con vos toda la tarde? Y Sara dice que ella estaría más que dispuesta a hablar por teléfono cuando necesites apoyo. Estoy más que feliz por poder hablar con vos durante los próximos cinco minutos, pero después tengo una reunión a la que no puedo faltar.”

10. Cuidado con las personas que distorsionan los hechos para hacerlos parecer más atractivos. Generalmente estas personas mentirían hasta los confines de la Tierra para obtener lo que quieren. Esto generalmente pasa en el ambiente laboral. Simplemente, para poner a los demás de su lado y quedar bien con la gerencia y las autoridades. Cuando respondas a una distorsión de los hechos, buscá explicaciones. Explicá que no es así como recordabas los hechos y que te genera curiosidad entender mejor su punto de vista. Mantenete cortés y sentite validado al explicar que lo hacés para aclarar tu confusión. Hacele preguntas simples de cuando ambos estuvieron de acuerdo en algún tema, de cómo él cree que se llegó a esa conclusión, etc. Cuando lleguen a un punto en común, tomalo como un nuevo punto de partida, y descartá su versión distorsionada. Por ejemplo:

Juan (manipulador): “Le pedí a Carla que tenga esto terminado para hoy. Nunca termina los informes a tiempo.”

Jefe: “¿Esto es verdad, Carla?”

Carla: “No es así como yo lo entiendo, jefe. Juan, ¿cuándo sugeriste que esta fuese solamente mi tarea? Yo había entendido que este iba a ser un esfuerzo conjunto, con tu aprobación de mi trabajo antes de que lo presentemos. Cuando no llegaste ayer y no me pude comunicar con vos, sentí que no tenía más opción que continuar y terminar con lo que pudiese pero estaba claro que yo no tenía manejo de los temas X, Y, Z, en los cuales vos sos mucho mejor definiendo. Y presenté mis últimos seis informes dos días antes de la fecha de entrega, me tomo los cronogramas muy seriamente.”

Otro ejemplo:

A: “Nunca me apoyas en esas reuniones, lo único que te importa es beneficiarte y siempre me tiras de carnada para los tiburones.”

Vos: “Eso no es verdad. Pensé que estabas listo para hablar con los inversores sobre tus propias ideas. Si pensase que estaba errado, hubiera intervenido, pero me pareció que estabas haciendo un trabajo brillante vos sólo.”

Cuidado con las personas con “memoria selectiva”. Esta es una herramienta manipulativa para escaparse de las obligaciones que no quieren cumplir, mientras se rebuscan para recordarte obligaciones que pretenden que vos cumplas, o has cumplido (en frente del jefe).

11. No seas víctima de quienes usan el amor como una herramienta de negociación. El manipulador comúnmente va a usar frases del tipo “Sé que me amas, entonces…”, “Como yo te amo, hace X, Y, Z por mí…” para engañarte y que aceptes lo que él quiere. Esto generalmente pasa en parejas casadas y también entre amigos. Las personas que demuestran este tipo de actitud a menudo van a hacerte sentir endeudado o como si les debieras algo. En vez de dejar que manipule tu amor, tratá de señalar cómo lo que vos estás haciendo es la prueba de tu amor por él, y puntos extra si podés ser lo suficientemente compasivo como para incluir un reconocimiento de su amor por vos, también:

A: “Si me amases, me llevarías al viaje de negocios con vos. No me interesan las miserias de tu jefe, ese es tu problema, no el mío.”

Vos: “Sí que te amo y es justamente por eso que no quiero que padezcas a mi jefe. Lo pasarías muy mal teniendo que ser super amable cerca suyo y él resentiría que estés ahí, y posiblemente hasta me perjudique en mi trabajo por pensar que no me tomo el viaje de negocios en serio.”


A: “Vos pensás que este jardín es más importante que yo.”

Vos: “En realidad, querido, cuido de este jardín con cariño para asegurarme de que tengas algún lugar divertido y seguro para tener juegos de guerra con tus amigos. Quiero que quede perfecto para vos, así como vos tratás de pintar la casa de colores que sabés que me gustan.”

12. Date cuenta de quienes fingen enfermedades. Desafortunadamente, algunas personas usan la enfermedad como manera de manipular a otros. Hay personas que fingen pequeñas enfermedades y síntomas en pequeña escala, y hay personas que sufren de Trastorno Facticio (DSM-IV), previamente conocido como el Síndrome de Munchausen. Fingir enfermedades es la producción intencional de síntomas físicos falsos o exagerados diseñados para conseguir un objetivo ulterior. Las personas que hacen esto pueden estar tratando de evitar responsabilidades, tener más tiempo libre, obtener beneficios médicos, o son lo suficientemente vagas como para querer que alguien más haga todo por ellas.

Si la persona es persistente en usar este método, es posible que él o ella necesite ayuda médica de un psiquiatra o un psicólogo especialista en Trastorno Facticio. La dificultad, para vos, radica en que la persona que sufre esto puede realmente tener alguna enfermedad pero, al mismo tiempo, puede funcionar bien la mayor parte del tiempo, o todo el tiempo, a pesar de la enfermedad, pero elige exagerar sus efectos (también conocido como “fingir enfermedad”).
Si el desorden es lo que le causa actuar de esta manera, tratá de no juzgarlo. Frecuentemente se desarrolla como una manera de reaccionar ante el estrés y se ha acomodado en un patrón. Lo mejor que podés hacer si sospechas que padece de esta condición, es sugerir que él o ella vea a un profesional de la salud mental para lidiar con sus preocupaciones y su ansiedad; no seas combativo con respecto a su “enfermedad ficticia”.

13. Cuidado con los individuos que crean falsos rumores. Las personas en esta categoría te van a decir lo opuesto de lo que querés escuchar. Pueden hacerlo con la esperanza de que los corrijas y así forzarte a contar la verdadera historia. La gente muy reservada generalmente es presa de este tipo de tácticas porque apuntan a sacarte información de modo directo, cuando hasta ese momento fuiste reticente.

14. Ignorá los arranques emocionales que manipulan tus emociones. Algunas personas apelan al llanto, a la pena, a los gritos y otros tipos de emociones para potenciar sus objetivos o simplemente para obtener lo que quieren. Esto es común entre niños y adolescentes que “prueban las aguas” para ver cuán lejos pueden llegar con esta forma de manipulación. Leé algunos buenos libros sobre paternidad, sobre cómo lidiar con la manipulación en niños y adolescentes; su comportamiento se  basa más que nada en evaluar los límites y puede lidiarse apropiadamente con buenas habilidades parentales.

Si tu hijo sufre de perturbaciones de comportamiento, buscá ayuda de terapeutas especialistas en salud mental. Estos desórdenes, a diferencia de de los desórdenes de desafío, de conducta y de separación, pueden tener elementos de manipulación en ellos pero necesitan atención especial para ser superados utilizando la ayuda de especialistas y tu compasión.

15. Escuchate a vos mismo. En todas las posibles situaciones manipulativas mencionadas anteriormente, ya sea en las que las señales son fácilmente identificables o en las que no, es muy importante que te escuches a vos mismo y cómo te sentís con respecto a la situación. ¿Te sentís oprimido, presionado, forzado a hacer cosas por esta persona que preferirías no hacer? ¿Su comportamiento parece impactarte infinitamente, de modo que después de asistir a esa persona, se pretende que brindes aún más ayuda y apoyo? Tus respuestas deberían servir como la verdadera guía sobre hacia dónde se dirige tu relación con esta persona.


Traducción: Navimuse, Luna B., Valentina Suarez Salvia, Victoria Martínez